Deje ya de resolver todos los problemas de los demás

Su labor principal como líder es desarrollar el talento de su equipo, independiente, del entorno en el que ejerza su liderazgo (profesional o personal). Así pues, y la próxima vez que tenga la tentación de resolver un problema para alguno de los miembros de su equipo, deténgase, y preferible, conviértalo en una oportunidad de aprendizaje. Establezca expectativas claras, comunique a cada quien de qué son responsables y suminístreles las herramientas necesarias para alcanzar el éxito. Cuando alguien lo aborde con algún problema, hágale preguntas tales como: ¿Cuál cree que es el origen de dicho problema? ¿Ha considerado enfoques alternativos? ¿Qué puede ofrecer sin restar valor al valor general al proyecto? Responder cada uno de estos interrogantes puede ayudar a su dirigido a desbloquear su creatividad y profundizar en sí mismo, en lugar de estar aguardando una solución suya porque considera que usted es la fuente de la sabiduría absoluta. Así mismo, es una oportunidad para que usted aprenda algo sobre el talento y las habilidades de su dirigido, mientras le ofrece la oportunidad de desarrollo. En últimas, su labor es estructurar un equipo que pueda operar sin su liderazgo. Esto es lo que finalmente lo diferenciará a usted como líder, y en lugar de un simple realizador.