Cautivar al cliente es cuestión de atender

Para el efecto, debe usted ante todo prepararse para escuchar. Así que, cállese y escuche. Escuche visualmente— Interprete a su cliente. ¿Qué le dice a usted su indumentaria, su acicalamiento, su lenguaje corporal y su contacto visual? Escuche vocalmente— Cómo los sonidos de su cliente revelarán sus sentimientos tácitos. Escuche verbalmente— ¿Cuál es el significado de lo que está diciendo su cliente? Una vez haya usted escuchado al cliente, debe usted igualar el estilo visual, vocal, y verbal con el cliente. De esta manera logrará usted una armonía instantánea con el cliente, al igual que un mayor número de pedidos. Así, su gestión comercial será mucho más efectiva. La gente aprecia a la gente que se le parece.