Estructure su redacción alrededor de una idea central

Varios me han preguntado por ahí, cuál puede ser una aproximación válida para la redacción de contenido. Al respecto, y aun cuando el consejo varía de aquí para allá, les respondo que, existe un marco sencillo que puede aportar a mejorar su redacción al presentar el argumento del contenido de una manera clara, concisa y llamativa. Algunos le dicen a dicha norma, ‘noción de argumento’. En síntesis, cada componente de un escrito exitoso (v.g. una publicación de un blog, un discurso, informe, presentación o un correo electrónico) debe expresar solo una idea central. Para reconocer qué significa esto, considere los siguientes interrogantes: ¿Qué sabe sobre el tema? ¿Qué le inspira el tema? ¿Qué puede decir del tema que sea interesante o sorprendente para los demás? Utilice dichos interrogantes para enfocar su perspectiva al respecto. Posteriormente, busque evidencia (hechos, anécdotas, datos) que puedan ser útiles o sorprendentes para los demás, y como para respaldar el tema que pretende exponer. Asimismo, tome nota de cualquier evidencia que contrarreste su argumento. Si le es factible mencionar y abordar los contrapuntos antes de que el lector los descubra, dicho proceder fortalecerá su idea central. Es oportuno si, solo incluye información que sea relevante. Todo lo demás será una mera distracción. Si todo su texto está de manifiesto relacionado con la idea central, entonces será relativamente sencillo dar el siguiente paso: ordenarlo en un esquema narrativo, con un principio, un intermedio y un final.