Nadie dijo que iba a ser sencillo

La vida es muy corta como para levantarse en las mañanas con remordimientos. Quiera y aprecie a las personas que lo tratan bien, perdone a aquellas que le ofenden, y acepte sin reparos que los acontecimientos se dan por un motivo. O como quien dice, si se le presenta una oportunidad, tómela. Si ésta ha de transformar su existencia, pues que así sea. Nadie dijo que ‘la vuelta’ iba a ser sencilla.