Aprenda del rechazo si no consigue el puesto que tanto anhela

Con la reprogramación de la moción de censura contra la ministra de minas y energía Irene Vélez, escuchar un “rechazo” de la comunidad o de su empleador ideal, puede resultar todo un verdadero golpe para el ego. Sin embargo, no tiene que ser así. Para transformar el rechazo laboral, de una experiencia devastadora en una de desarrollo, empiece por recordar que el asunto no es personal. Existen innumerables razones por las que es posible que no haya sido elegido o no haya dado la talla que se esperaba de usted; la mayoría de las cuales, están totalmente fuera de su control. Resista la tentación de romantizar la organización a sus expensas. En lugar de reflexionar sobre su propia imperfección, recuerde que la organización tampoco es perfecta, sencillamente, su perfil profesional no le facilitó coincidir. Luego, utilice dicha experiencia para mejorar sus habilidades de entrevista para una próxima oportunidad. Reflexione sobre lo que funcionó bien y lo que no, luego, modifique su narrativa y provea en consecuencia. Finalmente, pídale retroalimentación al gerente de recursos humano o al presidente de la República. Incluso, si no está de acuerdo con todo lo que escucha, puede así obtener información valiosa que podría aumentar sus posibilidades para una próxima ocasión. El rechazo es inevitable en su trayectoria profesional. Tómelo con calma.