Cómo convenir los ingresos del negocio

Podrá usted detentar cuanto título académico exista por ahí, poseer una impecable relación de logros, o un catálogo impresionante de antecedentes profesionales. Sin embargo, si no logra usted convenir su próxima retribución económica, independiente, de si es esta un salario, una comisión, o el precio de su mercancía, no podrá usted recibir lo que su gestión profesional o sus existencias merecen.

De dicha necesidad es que surgen las técnicas que uno va desarrollando y valido a lo largo de la trayectoria comercial. Las hay de toda índole, así como esta que aquí le comparto para que pueda usted convenir su próxima remuneración económica, logrando por lo demás, asimilar los enigmas de concertación que ni en las universidades más prestigiosas le van a compartir. En ese orden de ideas, el ‘retorno de la pelota’, como le digo yo a la susodicha metodología permite, entre otros, percibir la táctica (o aproximación comercial) indicada para convenir una mayor retribución económica. A saber, puede usted:

  • Evitar mencionar la cifra inicial (aquella cifra ideal que espera recibir) y en vez, contra interrogar, diga usted, por ejemplo; preguntar por la cifra predispuesta para el cargo al que aspira o el presupuesto disponible para la mercancía que comercializa.
  • Acordar aspectos de su gestión profesional o comercial distintos al ingreso o al precio de venta (prebendas en especie, diga usted, por ejemplo; negociar plan de medicina prepagada, plan de vehículo, o acceso al Country Club, en el caso de una negociación salarial; o canjes por mercancías o servicios, en el caso de una negociación comercial.
  • Predisponer el estado mental y la actitud indicada, incluso, mucho antes de iniciar la negociación.
  • Comprender claramente la diferencia entre negociar un salario para un cargo nuevo al que aspira, un aumento salarial, las tasas de comisión por servicios de gestión, o los precios de su mercancía.