Así puede acomodar y esclar un proyecto piloto entre sus colaboradores

Si usted pretende introducir algún cambio relevante para el país (si fuera usted el presidente de la República), su empresa, el negocio o hasta para su profesión, diga usted, por ejemplo; incorporar una nueva tecnología, proceso, sistema, producto, asociación o algo que se le parezca, un proyecto piloto es una muy buena alternativa. Parece un asunto sencillo, sin embargo, ¿cómo puede usted avanzar, si logró venderlo con éxito entre sus colaboradores? Una opción, es decirle a todo el mundo que implemente su nueva solución o herramienta, aunque, esto no funcionará. Otra, por lo demás, la alternativa indicada, es crear las condiciones que permitan a los equipos de toda la organización adaptar el piloto a sus circunstancias particulares. Para el efecto, ofrézcales alguna orientación respecto a hasta qué punto pueden hacer modificaciones, si usted, así lo estima pertinente, y si no, concédales autonomía durante un período de tiempo limitado. Observe lo que pueden hacer para generar nuevas soluciones o innovaciones. Retenga los aprendizajes de cada una de estas pruebas de segunda instancia, como para que así, los equipos de colaboradores en la próxima ola de implementación puedan comenzar con un derrotero de posibilidades aún más valiosas. En resumen, un proyecto piloto es solo el comienzo de un proceso iterativo, colaborativo y a largo plazo. Si usted, permite que se desarrolle dicho proceso, logrará así desbloqueará el potencial de innovación de su empresa, negocio o profesión. Es más, hasta lograría echar a anadar todos esos proyectos de transformación para el país, si fuera usted el presidente la República.