Alguien se está olvidando del pasado

La estrategia de marketing se parece cada vez más al computador: “Quienes no puedan recordar el pasado”, escribió George Santayana, “estarán condenados a repetirlo”.

Algo parecido a lo que ocurre con las elecciones políticas o con la cerveza; como que probablemente, los agentes de marketing más jóvenes no lleguen del todo a comprender la analogía.

Si recuerda, “la primera computadora se conoció como computadora”. Lo leí ya hace mucho en el libro de Al Ries, “Focus: The Future of your company depends on it”. Nunca se le llamo macrocomputadora, en tanto Digital Equipment Corp. no lanzó la minicomputadora. Tras esta invención, el sector de las computadoras se dividió en macro y minicomputadoras.

Con el correr del tiempo, el segmento de las computadoras se fraccionó una y otra vez. En la actualidad hay computadores personales, portátiles, laptops, notebooks, palmtops, ipods, ipads, estaciones de trabajo, súper computadoras, súper minicomputadoras, computadoras tolerantes a las fallas, minicomputadoras tolerantes a las fallas, computadoras con pluma, computadoras de procesamiento paralelo.

Si hiciéramos caso a los defensores de la convergencia, ¿acaso todas estas divisiones habrían de terminarse y las computadoras habrían de converger? ¿Con qué? ¿Alguien se está olvidando del pasado? No hay duda de que así parece.