No se auto induzca en dirección a la fatiga

Existen múltiples causas de agotamiento. Muchas de ellas están fuera de nuestro control, pero otras tantas nos las infligimos sin saberlo. Dichas maquinaciones de prejuicio autoimpuesto pueden percibirse como inevitables una vez se llega a ellas, aunque la buena noticia es que puede uno librarse al reconocer el comportamiento poco saludable, así como asumiendo una actitud hacía la transformación. Diga usted, por ejemplo, ¿le agrada complacer a la gente y está dispuesto a decir que ‘sí’ a cada solicitud que se le presente? Dicho comportamiento puede resultar increíblemente agotador, por lo que es oportuno establecer ciertos límites, aprender a decir ‘no’, como a proteger su tiempo y energía. O quizás, ¿es usted del tipo perfeccionista que se siente abrumado como consecuencia de sus propios estándares? En cualquiera que sea su caso, procure ser más indulgente consigo mismo y valore cada uno de sus avances tal cual valora usted la ejecución impecable de sus deberes. En momentos de ansiedad y cuestionamiento, tenga presente regularmente sus mayores logros y las razones por las que llegó hasta donde está en la actualidad. Las maquinaciones de prejuicio autoimpuesto pueden manifestarse de múltiples formas, por lo que debe uno prestar atención a cómo nuestros raciocinios, sentimientos, emociones, y comportamientos exacerban nuestro estrés, tal cual entender que podemos hacer algo al respecto, como que nos estamos solos en dicha brega.