Enuncie y reflexione sus contratiempos profesionales

Aproveche este fin de semana con puente festivo para enunciar y reflexionar sobre sus contratiempos profesionales. No tiene que ser demasiado elaborado. Al respecto, tal vez fue que no consiguió el puesto de trabajo o el ascenso que anhelaba, o su presentación en el comité de marketing no salió tan bien como esperaba, o su propuesta de emprendimiento fue rechazada, o no lo convocaron al partido, o lo convocaron, pero no lo incluyeron en el onceno titular. Por lo general, no acostumbramos a comunicar nuestros fracasos, aunque sugieren los psicólogos que, articular nuestros contratiempos puede ayudarnos a reagruparnos, así como a obtener el apoyo que requerimos para reconstruir nuestra confianza y recuperar el control de nuestra trayectoria profesional. Para el efecto, empiece por percibir sus emociones. Asigne tiempo y espacio para procesar dichas emociones. Incluya ‘desahogo’ a su lista de quehaceres por realizar, aunque no debe usted exceder el tiempo que a ello dedique. Converse con alguien (familiar, amigo o colega) que lo escuche con empatía, pero tampoco se vaya usted a dejar llevar por la negatividad. Reír es igual de fundamental, la risa libera endorfinas que ayudan a aliviar el estrés. Enuncie una lista de posibles pasos a seguir, diga usted, por ejemplo: ¿Qué hará para desarrollar su habilidad táctica, técnica, fortaleza física, o contundencia emocional? ¿Cómo puede enriquecer sus habilidades para exponer en público previo a su próximo comité? ¿Qué nociones podrías desarrollar en su próximo lanzamiento de mercado? Por último, examine cómo evaluará el éxito. Defina las métricas correspondientes. Enuncie otra lista de aquello que es realmente importante para usted. Antes de finalizar el proceso, asegúrese de que su definición de éxito realmente esté alineada con sus valores.