Conceda la flexibilidad que su equipo requiere sin sacrificar la productividad

Como consecuencia de una crónica que leí en el portal Vice Colombia, ‘La República merece un mejor líder’: once exempleados del diario económico denuncian supuesto acoso laboral, se me dio por indagar cómo personajes de la talla de Fernando Quijano, director editorial del diario La República y el demandado en este caso, pueden ejercer su autoridad sin necesidad de corromper su posición de liderazgo ni a costa de sus subalternos. En ese orden de ideas y, porque tarde que temprano, a todos nos toca lidiar con líderes mediocres con ínfulas de ‘profesor’, he aquí mis hallazgos al respecto. A saber: Un desafío para los líderes contemporáneos es determinar cómo equilibrar la expectativa de flexibilidad de los empleados y, aun así, garantizar que el equipo mantenga su ritmo de productividad. Para el efecto, la buena nueva es que no toca negociar una compensación entre ambas si, reflexiona distinto el momento en que el equipo debe elaborar en conjunto, quienes van a trabajar y cómo van a compartir la información. En primer lugar, considere cuándo los empleados requieren trabajar en sincronía. Para los flujos de trabajo basados en proyectos, grafique las tareas y los cronogramas, y bloquee días específicos para el trabajo superpuesto durante las fases fundamentales (diga usted, por ejemplo; en el inicio, el intermedio y el cierre). Programe reuniones relevantes durante dichos tiempos y deje en claro que usted, como líder, espera que su equipo esté disponible. A continuación, determine quién requiere específicamente trabajar en conjunto. O como quien dice, ¿puede reestructurar su equipo en grupos más pequeños que estén facultados para coordinarse entre sí? En últimas, defina cómo compartirán la información, para que así, los datos importantes estén asequibles para aquellos que los requieran. Los períodos de espera eternos para recibir las actualizaciones de estado o para que se respondan los interrogantes pueden deteriorar la productividad. Así pues, toca encontrar y determinar cómo mejorar la accesibilidad de la información y reducir la comunicación innecesaria. En esencia, dicho compendio tácticas puede ayudar a su equipo a encontrar la flexibilidad que anhela sin sacrificar la productividad, ni que tenga usted que apelar al liderazgo corrupto.