Cómo perseverar si lo ignoran como profesional

Bien sea que se trate de un cazatalentos que se ha quedado mudo después de presentar una oferta de trabajo o, un contacto en alguna plataforma social que de repente deja de atender sus mensajes, pueden ser señales de que lo están ignorando como profesional. Los casos de mutismo repentino pueden destrozar su confianza y hacer que se sienta confundido o rechazado. En ese orden de ideas, es oportuno reflexionar sobre aquello que pudo haber salido mal, o si debe o no hacer un seguimiento al asunto. En lugar de sentirse obsesionado por el desvanecimiento de su interlocutor, envíe un mensaje breve y optimista, y ‘deje la puerta abierta’ como para que le vuelvan a contactar, o simplemente para que le informen porqué lo están ignorando. Es más, hasta puede requerir una respuesta de sus interlocutores, ya sea que estén o no interesados en continuar el proceso de selección o la conversación que traían. Un mensaje sencillo, diga usted, por ejemplo; ‘le agradezco mucho si me lo hace saber, independiente, de cuál sea el resultado’ puede ser suficiente. A continuación, conceda unos cuantos días hábiles para la eventual respuesta. Es factible que le sorprendan y le dejen saber que, ‘el acto de desaparición’, ha sido como consecuencia de alguna fecha límite con la que han estado lidiando, o que han tenido ciertos inconvenientes que requerían atención inmediata. Si, por el contrario, no recibe usted ninguna respuesta, ‘deje así’, y siga adelante con alguna otra expectativa. Este último aparte es más sencillo dicho que hecho, particularmente, cuando se trata de una oferta laboral que le entusiasma porque anhela trabajar en esa empresa. Sin embargo, debe usted considerar qué tanto quiere trabajar en una empresa que lo está ignorando desde el proceso de selección. Dicho aspecto, puede ser una señal de que allí practican una cultura empresarial nociva; y así, es mejor ‘evitar que lamentar’.