Sobresalga en su próxima presentación de comité

Si el fin de semana evitó que usted llegará preparado al comité y, su jefe le metió su vaciada por incompetente, no permite que le pase lo mismo en el próximo comité. Para el efecto, pregúntese, ¿qué distingue a los mejores oradores? La respuesta es sencilla. Todo se reduce a comprender la diferencia entre hacer una presentación y narrar una historia. Al respecto, puede compartirle cinco tácticas de narrativa para ayudarlo a sobresalir la próxima vez que intervenga con su presentación en el comité. A saber: 1) Elabore una narrativa. Una historia es una serie de eventos interconectados a través de palabras e imágenes. Tiene un trama, momentos que llaman la atención, héroes y villanos, y una conclusión satisfactoria o ‘no’ (depende enteramente de usted). 2) Concierte su texto con imágenes. La investigación social ha demostrado que su audiencia recordará aproximadamente el 10 por ciento de su mensaje si solo se limitan a escuchar la información que usted les provee. Sin embargo, otro es el cantar, si escuchan el contenido concertado con imágenes; ya que así, la audiencia retendrá el 65 por ciento de la información. 3) Familiarice los datos. Los datos son abstractos hasta que se ponen en un contexto que la gente pueda entender. Por eso, procure que su información estadística sea más memorable al otorgarles un semblante. 4) Sorprende a su audiencia. Al cerebro lo seduce la primicia; por eso le presta atención a lo novedoso: giros, eventos y desenlaces inesperados. Nuestro cerebro se entusiasma cuando detectamos algo que rompe un patrón o algún esquema (algunos le decimos, salir del recuadro). 5) Practique en voz alta (el domingo, no importa la hora en qué llegue del paseo). Compruebe su locución, incorporando pausas perfectamente cronometradas, y variando el ritmo y el tono de su discurso. Si planea pararse frente a su audiencia, haga lo propio mientras practica (también de pie). Si, por el contrario, su presentación es a través de una teleconferencia, tome asiento y presente cada una de las diapositivas como si estuviera ‘en vivo y en directo’. En fin, y si logra usted poner en práctica al pie de la letra las cinco tácticas; con certeza, puedo decirle que, usted dejará boquiabierto al jefe y, por lo demás, ‘suerte es que le digo’.