La narrativa de marca como herramienta de indagación

Las historias son una forma vital de inducir la inversión emocional entre una marca y sus consumidores potenciales. La narración representativa bien elaborada y contada es un activo estratégico que se puede aprovechar a lo largo del tiempo, proporcionando inspiración y dirección tanto interna como externamente. Una historia distintiva es una narración cautivadora, auténtica e intrigante (a diferencia de un conjunto independiente de hechos o características) con un mensaje estratégico que permite el desarrollo al aclarar o mejorar la marca, la relación con el cliente o consumidor, la organización, la empresa o el estrategia de negocios.

En ese orden de ideas, las herramientas de investigación de mercados convencionales no son el único medio que tenemos los mercadólogos o los emprendedores para descubrir el sentimiento del consumidor.

De hecho, la investigación de mercados tradicional tiene ciertas limitaciones.

Las encuestas, a menudo reflejan una muestra (encuestados) que no pueden proporcionar juicios informados y generan hallazgos impulsados en parte por efectos de entorno que limitan el entendimiento de los atributos o las cualidades. De hecho, la investigación cuantitativa, a menudo sufre de variables dependientes inadecuadas (una dependencia excesiva de lo que está disponible, que, por lo general, tiene que ver con el rendimiento a corto plazo) y variables independientes que carecen de variación. Y, por lo demás, la investigación cualitativa, es subjetiva y está limitada por los temas que surgen.

Contemplar con atención y cuidado o descubrir narraciones representativas, puede ser una poderosa herramienta de investigación de mercados, porque las historias suelen ser imágenes vívidas y texturizadas de una organización, empresa o negocio. La narrativa de marca puede ayudar a:

  • Determinar las percepciones del consumidor, los motivadores de lealtad, las experiencias de uso y actitudes, y las relaciones de marca.
  • Comprender el conocimiento y la aprobación de los empleados (consumidor interno) sobre la organización (la empresa o el negocio), sus valores y su cultura.
  • Encontrar oportunidades que apoyen nuevas ofertas o programas.
  • Crear o perfeccionar un propósito organizacional o una visión de marca.
  • Identificar los programas que sobresaldrán por fuera del recuadro (lo convencional) y que serán parte de la identidad de marca.

Así pues, no queda otra más, que sugerirle, se sumerja en su marca para descubrir facetas convincentes que capten la atención de su consumidor objetivo. Ser intrigante, auténtico, envolvente y estratégico.

La narrativa de marca es un tema candente en marketing, porque se ha demostrado con creces que, son superiores a las circunstancias para llamar la atención, ser recordado, transformar opiniones, estimular la actividad social, desarrollar emociones y, curiosamente, comunicar hechos.

En últimas, ha de saber que, las narraciones, a menudo apoyan los objetivos de comunicación táctica, aunque, también juegan un papel estratégico. Dicha narrativa de marca, representa algún tipo de declaración estratégica sobre una misión, valores, la marca, la relación con el consumidor o la intención estratégica.

Y, de allí, lo relevante del asunto.