Hoy más que nunca su marca lo representa

A medida que aumenta la percepción de imagen personal entre pares o las decisiones de compra que se determinan o influencian convenientemente a través de las redes sociales, se hace más que nunca vital la marca en un entorno en el que la tecnología juega un papel fundamental como medio de influencia de expectativas y experiencias de pares y consumidores.

La noción de marca puede representar diversos aspectos según la persona, no obstante, toda marca implica un legado de valores, percepciones, y expectativas de pares o consumidores.

Si bien existen diferencias de opinión entre los agentes de marketing, los consumidores o las personas del común, la mayoría concuerda con que la marca se compone de una serie de atributos tangibles, como de intangibles conexiones emocionales que, cuando se emplean en una mezcla estratégica y emocionalmente inteligente, pueden —la razón y la emoción— contribuir en el desarrollo de percepciones perdurables que, generan ventas, ingresos y lealtad.

Para mí, la marca ideal es aquella que consigue el compromiso de pares, colegas, o consumidores. Por supuesto que, lograr dicho nivel de compromiso depende del producto, del servicio o de la imagen personal que se proyecta, según las necesidades y expectativas de gusto, estilo y funcionalidad que se pretende satisfacer.

Es fundamental que, tanto pares como consumidores perciban su marca como un ícono significativo, comprometido, y motivado.

Su marca conectará mejor con su audiencia, si por igual, es tanto lógica como emocionalmente relevante para las necesidades de sus pares o consumidores. De esta forma, provee usted los beneficios esperados, a la vez que comunica dicha percepción de relevancia, una y otra vez desde todos los puntos de vista.

Para ser memorable, una marca robusta debe poder establecer una conexión emocional con sus pares o consumidores. Y, por supuesto, debe cumplir con las expectativas tangibles, empleando los atributos de desempeño correctos, los cuales son parte fundamental de la experiencia y claves para la estrategia personal o de negocio.

A lo largo de mi trayectoria como profesional y padre de un adolescente futbolero, he trabajado consistentemente cinco elementos que considero fundamentales para la marca.

Y de toda esta experiencia, lo más importantes es que, un proceso de desarrollo de marca apropiado puede otorgarle a usted como persona, o a su empresa como negocio, una plataforma de cimientos que resonará entre sus pares o consumidores, suministrándole a la vez, un motivo que lo distingue de los demás, así como por el cual velar a lo largo de su trayectoria personal, profesional o comercial.

Los susodichos cinco elementos que, sugiero considerar como plataforma de cimientos para el desarrollo de una sólida estrategia de marca, son:

Posicionamiento— declara cómo su marca personal o la de su empresa se distingue y sobresale de entre las demás. Valerse de un mensaje de marca competitivo tiene un gran significado para usted o su empresa. Es un gran esfuerzo, pero a través del posicionamiento se establece la relación entre su marca y, su desempeño especial; qué es lo que le apasiona; qué es lo que usted representa o proporciona a sus pares o consumidores.

Promesa— delimita los compromisos y beneficios de su marca a largo plazo. Es un único elemento central que lo representa como marca entre sus pares, o el significado de lo que usted proveerá a sus clientes como empresa, una y otra vez en el tiempo. Es aquello por lo cual quiere usted que lo identifiquen.

Valores— son los aspectos esenciales de la razón de ser de su marca. Deben encajar directamente con el producto o servicio, o con usted como persona, puesto que son fundamentales para la cultura o corporativo, o para usted como individuo.

Personalidad— es exactamente eso que espera usted que su marca represente. Diga usted, por ejemplo, trabajador, disciplinado, resiliente, curioso, emprendedor, colaborador, y otras tantas como quiera usted. Tenga presente que la gente le compra a la gente.

Tono— tiene vinculación directa con la personalidad. Es la forma que empleará usted para comunicarse con sus pares o consumidores, diga usted, por ejemplo, abierto, respetuoso, diligente, comprometido, serio o informal, divertido o aburrido, y otras tantas como quiera usted.

Para cada uno de ellos, debe usted considerar que la brevedad como la relevancia de lo que éstos comunican es fundamental. Así mismo, es oportuno considerar los siguientes vocablos: ‘Narrable’; ‘relevante’; y ‘autentico’.

Ya en últimas, tenga presente que el aspecto más relevante del posicionamiento de marca es la concepción y el desarrollo de atributos fundamentales que perduren en el tiempo. El significado de su marca no debe variar como si se tratase de un eslogan publicitario. Su marca debe arraigar desde lo más profundo de su formación y cultura corporativa o personal.