Entre el hábito y la intención está la disconformidad

La disconformidad entre el hábito y la intención puede estar en ‘la forma de proceder’. Un principio conocido como automatización en el segmento de la ciencia que, por lo demás, parece ser el principal promotor de los hábitos. De hecho, Aristóteles solía proclamar que ‘somos lo que repetidamente hacemos’. En ese orden de ideas, también usted puede prestar mayor atención a su conducta antes de salir corriendo a ejercer su forma de proceder tal cual acostumbra y; aunque sepamos lo difícil que es re-cablear los hábitos una vez que estos estén arraigados en nuestra rutina cotidiana, como que para superarlo se requiere mucho más que ‘fuerza de voluntad’. Así mismo, tampoco hay porqué perder el optimismo, considerando que Jeremy Dean explica en su libro, Making Habits, Breaking Habits, cómo sí es posible doblegar los hábitos a voluntad para ser mucho más felices, creativos y productivos. Adelante, échele un vistazo al libro, se lo recomiendo, no sea terco; tenga presente que el hábito, así como la genialidad es cuestión de testarudez y costumbre deliberada. Es más, Making Habits, Breaking Habits, se me da como una lectura obligada para los investigadores sociales y de mercado, tal cual para la gente de marketing, considerando que allí se explora entre otras fascinantes facetas, la diferencia entre hábito e intención, en mi opinión, la clave para salir del modo ‘piloto automático’ y de cómo hacer para deshacerse de los molestos continuos en nuestro proceder. En últimas, y como para aquellos que se ‘pretenden de un avión fallando’, les recuerdo que las ‘tendencias’ siempre terminan por requerir un poco de ‘sal empírica’.