Encienda el optimismo del equipo

Estos son tiempos difíciles. Aunque la labor de un líder es establecer un tono que permita a las personas realizar mejor su labor. Al respecto, hasta la Selección Colombia de Fútbol de mayores puede sacarle partido al asunto. En ese orden de ideas, y cuando los logros parecen cada vez más esquivos, cómo entonces, puede uno dirigir a su equipo infundiendo el optimismo. Al respecto, en el portal Positive Psychology, me topé con cuatro sugerencias: 1) Conceda espacio para las ‘tonterías organizativas’. Si bien la planificación cuidadosa y la gestión de proyectos son importantes, también se debe procurar un espacio para dar rienda suelta a la imaginación, la creatividad y el entretenimiento del equipo. 2) Exhorte a todos a que se conviertan en promotores de solución, luego otórgueles la autonomía para componer los asunto y emprender nuevos proyectos. Fomentar un carácter de representación en su equipo los ayudará a adoptar una mentalidad más optimista. 3) Infunda las relaciones personales. En últimas, son las conexiones interpersonales, con los clientes, los pacientes y los colegas, las que mantienen a los miembros del equipo animados y motivados. 4) Comparta y celebre las buenas noticias. Las malas noticas abundan por estos días, sin embargo, como líder, puede usted destacar los acontecimientos favorables. Procure distribuir regularmente un boletín informativo que destaque aquello que va bien o reserve algo de tiempo para expresar la gratitud y la positividad en su próximo comité de ‘dirección técnica’.