Señales de alerta que suponen riesgo para su cargo laboral

Es evidente para todo asalariado que no hay tal empleo cien por ciento infalible y, por lo que vale la pena prestar atención a aquellas señales de que el suyo podría estar en riesgo, particularmente, por estos días de incertidumbre y volatilidad.

Diga usted, por ejemplo, una reestructuración administrativa puede ser un presagio o, un nuevo jefe puede querer aportar nuevas perspectivas o contratar personas con las que ya está familiarizado.

Así mismo, tome atenta nota si observa que cada vez son menos las solicitudes que llegan a su escritorio o percibe que ha sido excluido del círculo del Señor de los Anillos; o como quien dice, ya no lo invitan al comité o a las reuniones o ya no lo copian en los correos electrónicos relevantes.

Todas estas podrían ser señales de alerta de que ha perdido el favor de un antiguo o nuevo jefe. La pérdida de un ‘padrino’ también puede precipitar un cambio en el estado de su condición laboral.

En dicha circunstancia, un buen interrogante es, ¿quién podría estar dispuesto a ampararme? Y entienda de una vez por todas que, es relevante disponer de más de un líder influyente que esté dispuesto ‘a meter la mano en la candela’ por usted.

No obstante, siempre es una jugada inteligente considerar con anticipación otras opciones laborales.

Y por lo demás, han de saber que, las evaluaciones de desempeño favorables, e incluso las promociones, pueden generar un falso sentido de seguridad, y por lo que es fundamental ver más allá para percibir honestamente los indicios de que la empresa para la cual trabaja está a punto de despedirlo.

Al reconocer dichos signos esenciales, puede usted adoptar las medidas pertinentes para prepararse en caso de que necesite levantar el vuelo más temprano que tarde.