No es para todo el mundo

Aunque sí podría ser para usted. Aquel anhelado triplete o ‘hat-trick’ como dicen más allá.


Aquellos asuntos que son para todos, sí, esos; esos son los sencillos, los fáciles de gustar, compartir, percibir, aprender o producir, —todo eso que a la larga no tiene nada de carácter, ni de memorable—. Diga usted, por ejemplo, la pizza o la hamburguesa.

Acaso será que, ¿extrañaría usted el para de manducas si éstas desaparecieran?

Así pues, la finalidad no es servir cualquier llamado. La meta es atender la convocatoria indicada.