Independencia en desarrollo

Descartar lo académico; no tiene porque hacer de usted un ansioso. ¿Qué tanta diferencia existe entre la convención y el servilismo? ¿Qué tanta diferencia existe entre el bien y el mal? Como para que uno deba reverenciar lo que los demás veneran, ¡qué absurdo y desorientado!

La multitud es expansiva y floreciente, como si recibiera un gran sacrificio, como si ascendiera a un observatorio viviente. Yo por mi cuenta sigo sin comprometerme. Como un bebé que aún no ha sonreído, sin ataduras, sin espacio para fusionarse. La multitud es todo lo que abarca. Yo por mi cuenta paso desapercibido. ¡Estoy incierto hasta el tuétano y sin claridad, sin claridad!

La gente del común es brillante y obvia; Yo por mi cuenta soy opaco y dudoso. La gente del común es exigente y aguda; Yo por mi cuenta soy tolerante e ingenuo.

Indiferente como el mar, incesante como un viento penetrante, La multitud está siempre presente. Y aún así, Yo por mi cuenta solo soy ingobernable y remoto. Yo por mi cuenta soy diferente de los demás en cuanto a lo que me sustenta.

— (Extracto) ‘The Tao of Power’ (Lao Tzu’s Classic Guide to Leadership, Influence, and Excellence)

Usando la voz del taoísta consumado, La Tzu exhorta a aquellos que buscan relevancia en la vida a salir de la multitud (del recuadro), a descartar el dogma y explorar el universo con independencia intelectual. Para poder centrarse y evolucionar, uno debe permanecer desapegado y no estar comprometido con ninguna ideología. La verdad sobre la realidad no puede venir a través de las palabras sino solo a través de la experiencia directa. Ya sea buscando la realidad en una relación, en un gobierno o en un universo, solo puede conocerse con la mente intuitiva.

Los individuos evolucionados no solo contribuyen a la conciencia colectiva de la humanidad, sino que utilizan su perspectiva global (el observatorio viviente) para conocer al Tao (la Madre) y determinar la dirección de la evolución. Nunca son obvios ni exigentes porque se dan cuenta de que tales extremos solo conducen al colapso de sistemas e individuos; y nunca están completamente al día con la sociedad actual porque también escuchan la voz del porvenir.