Lo que usted declara con sus Facebook “likes”

Le sorprenderá lo que de usted puede deducirse según su proceder en línea. Aun cuando, es mucha y confusa la información sobre lo que debe uno o no publicar en las redes sociales, el asunto sí es como para reflexionar detenidamente. Considere usted por ejemplo un nuevo estudio en el que se manifiesta, que pueden predecirse atributos personales íntimos del mero rastro, aparentemente inofensivo, que deja usted con su actuación en línea; en este caso, los Facebook “likes”.

Del análisis automático que dejan los susodichos “likes”, puede del usuario Facebook, inferirse con altísima precisión, orientación sexual, raza, afiliación política y religiosa, rasgos de personalidad, coeficiente intelectual, estado emocional, uso de sustancias psicoactivas, estado civil, edad y género.

En síntesis, los investigadores del Centro Psicométrico de la Universidad de Cambridge, describen los Facebook “likes” como una “clase genérica” de registro digital —similar a las consultas de búsqueda en línea y el historial de exploración— y sugieren que, dichas técnicas pueden emplearse para extraer información sensitiva de casi cualquier persona que este regularmente conectado.

¿Qué hacer entonces para protegerse?

Por lo pronto, es fundamental la responsabilidad que cada uno le impregne al asunto mientras se está en línea, aunque en la fase actual, esto ya no es suficiente. El asunto ha desbordado la habilidad individual de cualquiera para controlar su información personal, ya que semanal o mensualmente surgen nuevas alternativas de seguimiento o formas de inferir información acerca de los usuarios.

De hecho, es bastante difícil imaginar cómo habrá de emplearse en cinco o diez años, la información que usted en la actualidad declara en línea y, puesto que con frecuencia surgen nuevas nociones para el uso que se le da a los datos del usuario; salvo las políticas de confidencialidad y la legislación al respecto, es poco lo que usted, más allá del sentido común, puede hacer para protegerse y evitar que “otros” se adueñen de la información que usted a diario publica en redes sociales.

Y en últimas, no olvide usted dar su respectivo “like” para esta entrada: su información reposa en buenas manos.