Dos reflexiones para el desarrollo de marca en tiempos del narcisismo digital

He aquí dos reflexiones para el desarrollo de marca en tiempos del narcisismo digital, a propósito de las determinaciones personales de inicio de año, del ‘Selfie pero con algo más’, así como de ‘la cultura de sacarse selfis y subirlas a las redes sociales’ que, ‘no es más que una expresión del movimiento individualista que comenzó en los años 60 en California; una manifestación de comportamiento ‘millennial’ que se desprende de la ‘la creencia de que tener una autoestima elevada nos salvará de todos los males’ y, que según el periodista y novelista inglés Will Storr, está fundada en una trampa que, no obstante, rige la cultura occidental desde los años 60.

La primera reflexión tiene que ver con determinar su propósito de vida y sus valores fundamentales.

Al respecto, es esencial definir primero dos componentes:

Definir quién se es— lo primero que debe usted entender es quién se es como individuo y como marca. Relacione y proyecte su declaratoria de visión personal para así obtener claridad respecto a quién se es y, cuál es su contribución única (al equipo de trabajo o a Tigres F.C. que, para vos, Daniel, es la misma vaina o, el aporte a la comunidad en general, si se quiere también). Querrá usted ser lo más veraz posible. Naturalmente, usted es una persona dinámica y en constante transformación, no obstante, igual es cierto que existen elementos de su vida que siempre ha y seguirá valorando.

Definir qué es lo que más aprecia usted— sus valores lo definen aún mucho más que cualquier otro aspecto de su personalidad, ya que dichas virtudes son los elementos más relevantes en su vida. Por mucho que lo intente, jamás escapará de sus valores, muchos de los cuales son inculcados desde temprano en nuestro entorno familiar. Reflexione sobre las personas, las experiencias y las emociones que más le cautivan, y allí encontrará el fundamento de sus valores.

La segunda reflexión tiene que ver con desarrollar una marca ganadora desde la base.

Al respecto, es esencial definir primero cinco movimientos:

Definir explícitamente su negocio o noción bloguera— ahora, que ya tiene claro quién es usted y cuáles son sus valores fundamentales, debe usted tener bien definido el posicionamiento de mercado con el cual quiere que se le identifique. Considere todo aquello que distingue a su producto o servicio de los demás en el segmento de mercado. Una vez que tenga claro lo que ofrece y dónde se ubicará comercialmente, concéntrese en cómo puede usted proveerlo de manera diferencial.

Fije con claridad su noción de negocio o de blog— por lo general, las marcas exitosas son impulsadas por una visión o un ideal más allá del éxito financiero. Una noción sirve como orientación para mantener el Norte del emprendimiento o el de su canal en las redes sociales y, le ayudará a posicionar su marca por encima de las demás en lugar de ser tan solo otro producto más. Esto contribuirá a consolidar la lealtad de sus clientes, así como a cautivar prospectos afines.

Especifique el perfil de su audiencia objetivo— su producto o servicio no cautivará a cuanto consumidor en el mercado se tope con él, y por lo demás, semejante pretensión sería una necedad como excesivamente costoso. Una audiencia bien definida le ayudará a crear un mejor producto, servicio o contenido para su blog y, así se le facilitará concebir mejores ideas. En definitiva, establezca una imagen vívida de su consumidor objetivo ideal y concentre en ellos tanto su esfuerzo como sus recursos.

Comprenda la aritmética de su negocio (si acaso pretende usted vender algo)— debe usted comprender el flujo básico de ingresos y egresos que determina qué tan viable puede ser su negocio o el blog que pretende lanzar al mercado. Debe estar preparado para responder interrogantes sencillos tales como: ‘¿Cuál es el costo de manufactura del producto en tiempo, energía, dinero; cuántas unidades debo vender para alcanzar el punto de equilibrio; cuánto tiempo tomará para sanear la deuda?’ En síntesis, un negocio exitoso es aquel que provee valor y genera ganancias.

Redacte su plan de negocio y luego puntualice su plan de marketing— un documento físico en el que describa, entre otros, a través del posicionamiento de marca, qué quiere que ésta represente, qué es lo que ofrecerá, a qué tipo de clientes pretende usted cautivar, cómo se comunicará con ellos, cómo les hará llegar la mercancía, cómo obtendrá sus ingresos y, por supuesto, cuáles son las métricas con las que medirá el éxito del negocio.

Este ejercicio no solo le aportará algo de disciplina a su empresa, sino que también le servirá de fundamento para el desarrollo del plan de negocios y, como anexo informativo para compartir con posibles inversores hacía futuro.