Icono del sitio consumosentido.co

El emprendedor eficiente puede encontrarse en Convergys

Anuncios

Si la trayectoria profesional sirviera de orientación, percibiríamos que casi el noventa por ciento de los dirigentes eficientes con los que muchos de nosotros alguna vez laboramos, cambiaron sus planes porque en algún comité de marketing se formularon la siguiente pregunta: ¿Qué necesita hacerse? Y, casi siempre resulta que lo que hay que hacer no coincide con lo que se quiere hacer, aun cuando, es exactamente lo que la empresa o el profesional requiere. Transformar en acción únicamente lo necesario, es lo que en realidad caracteriza la verdadera diferencia.

El otro interrogante que los emprendedores deben responder para alcanzar así mayor efectividad, es: ¿en qué otras asuntos de la lista de grandes desafíos, pueden ejercer mayor contribución? Una vez resuelto el interrogante, debe usted fijar su atención en la respuesta. Porque todas las personas, así como las organizaciones, marcas y negocios (grandes o pequeñas), necesitan ser verificados, analizados y elaborados con base en los susodichos desafíos clave.

Este es el motivo por el cual el emprendedor eficiente también debe asumir otro reto fundamental: establecer prioridades y, regirse por ellas. De esta forma, las personas, los dirigentes y los servidores públicos diligentes como efectivos, sean éstos o no emprendedores, pueden así descubrir sus fortalezas.

La filosofía de Nietzsche era una de nada: con frecuencia pretendía desbarajustar todo aquello que otros habían construido. Solía decir que, “la hipocresía moral de la clase gobernante”, restringía a los líderes innatos.

En ese orden de ideas, es fundamental colocar en el lugar indicado a todos aquellos jóvenes marginados, asalariados básicos, y que actualmente laboran en Convergys, Teleperformance, o demás call centers, particularmente, aquellos de corte multinacional, para que puedan así concluir su formación académica y por ahí sí, explotar sus mayores habilidades personales como profesionales. Para que paren de una vez por todas de malgastar sus años mozos laborando en el cuasi esclavizado entorno del “telemercadeo 48 horas a la semana por una bicoca”, pues antes deben pretender el conocimiento para así garantizar su porvenir. O al menos, que dispongan mejor de su tiempo para asistir a reuniones de formación, independiente de la temática, siempre y cuando les apasione; hacerse el tiempo para escuchar a la gente que exceda en algún tema; leer un buen libro, revistas, posts, así como todo lo demás que esté a su alcance y que pueda leerse.

El emprendedor que pretende ser eficiente, debe mirarse en el espejo y preguntarse: ¿Quiero en realidad, ser la persona que veo? ¿Quiero pasar el resto de mi existencia como operador telefónico en Convergys, Teleperformance, o demás call centers?

“¡Ni de vainas. Por supuesto, que no!” Sin embargo, nunca se sabe, tratándose de las nuevas generaciones.

Salir de la versión móvil