Toca gestionar estratégicamente las relaciones laborales si pretende llegar a la cima

A medida que avanza su trayectoria profesional y asciende por la escalera corporativa, sus relaciones con sus semejantes se volverán más riesgosas y complejas; sus colaboradores pueden convertirse, en muchos sentidos, en sus competidores. Al respecto, y de cuando gestionaba como gerente de producto regional (Colombia, Venezuela y Ecuador) para Viagra en Pfizer, he aquí tres formas de capotear de manera efectiva dichas relaciones potencialmente caóticas y de suma importancia. A saber: 1) No siempre confiar en la amistad. Si bien es importante ser cordial, hay un límite en la cantidad de vínculos emocionales saludables a medida que asciende a la cima. Manténgalo amistoso, pero mantenga los límites. Compartir demasiado información personal puede causar conflictos e incomodidad a largo plazo. 2) Gestione lateralmente. Cuando se lo considera para los rangos ejecutivos, sus superiores pueden pedirles a sus compañeros su opinión sobre usted. A menudo es un diálogo informal y, por lo general, no se reconoce como parte del proceso formal de revisión del desempeño, pero es relevante. Por lo tanto, fomente las relaciones con sus compañeros y manténgase en sintonía con la forma en que sus colegas lo perciben en su cotidianidad. 3) Evalúe el panorama administrativo. Determine con naturalidad los comportamientos que se recompensan en su organización. Averigua quién es ascendido y por qué. Sea estratégico: negocie relaciones mutuamente beneficiosas con colegas que estén a favor y sean influyentes, y busque mentores que tomen decisiones y puedan favorecer su desarrollo.