Concéntrese en la interacción social si pretende un equipo de alto rendimiento

Todo aquel que ostenta una posición de liderazgo, anhela resolver el misterio de aquello que compone a un equipo de alto rendimiento. Por lo general, y lo digo por la experiencia que me tocó a mí con mis superiores, un componente fundamental, que brilla por su ausencia, es la poca relevancia que algunos líderes asignan a la interacción social. Al respecto, y si es usted de aquellos que han sido privilegiados por la oportunidad de liderar a un equipo laboral o deportivo, he aquí, unas cuantas sugerencias validadas por la investigación social, sobre cómo fomentar una mayor y más saludable interconexión entre los miembros de su equipo. A saber: —Disponga de tiempo para vincularse con aquellas temáticas no laborales que son de interés para los integrantes de su equipo. Los mejores conjuntos no son más productivos porque elaboran constantemente. De hecho, tratar las temáticas que no están relacionadas con el trabajo, diga usted, por ejemplo; deportes, libros y familia, refleja intereses compartidos, lo que predispone que las personas interactúen de manera genuina, por lo demás, impulsando amistades más cercanas y una mejor gestión en equipo. —Incite una cultura en la que expresar aprecio entre colegas sea la norma. A menudo, el reconocimiento, es una fuerza motivadora más poderosa que los mismos incentivos económicos. El reconocimiento por el buen desempeño laboral, no solo debe ser un asunto que fluya de arriba hacia abajo. Así pues, convenza a su equipo para que adopte como norma, expresar su aprecio entre colegas. —Otorgue prioridad a la autenticidad. Es oportuno, generar un entorno en el que los empleados se sientan cómodos expresando con franqueza emociones, tanto positivas como negativas, así como reconociendo, elogiando y bromeando entre colegas.