Se puede influir en los demás con las ideas sin requerir de prestigio

Todos en cierta forma anhelamos realizar nuestra existencia de manera relevante y destacada. Una existencia que aporte valor agregado a nuestro entorno. De allí, la razón por la que todos andamos tan pendientes de la influencia, considerando que la totalidad de nuestro ámbito, aunque unos más que otros, pagamos por ella, nos la disputamos, y aprendemos continuamente cómo sacar mayor provecho de ella. Es más, nuestra sociedad evalúa continuamente la influencia, la enumera y, hasta se la atribuye al hombre, vaya usted a saber, con qué oscuro propósito. Sin embargo, a menudo, la mayoría de los mortales omitimos percibir una realidad relevante de la influencia en nuestro afán por alcanzarla: ‘Ya somo influyentes’. Cada uno de nosotros ejerce la influencia a su manera.

Leer más »

El placer de las labores modestas

De mi época de formación académica, aún recuerdo la expresión de Joe Tanner, investigador de DuPont que, solía decir, ‘es una locura trabajar tanto, pero me encanta’ y, el que por supuesto, gozaba desarrollando productos nuevos, pero a quien su ‘jefe’ le dijo que jamás lo ascendería por carecer de un alto grado académico. En ese sentido, como con otros tantos, uno de los interrogantes más significativos que debe uno responder como empresario o profesional independiente es, ‘si el éxito vale el precio que hay que pagar por él’. Yo digo que sí.

Leer más »

Replantear los desafíos para encarar la incertidumbre

Todos estamos lidiando por estos días con una incertidumbre sin precedentes que, al parecer, no presenta solución oportuna en el corto plazo. Si bien es factible que ninguno de nosotros tengamos tanta claridad como nos gustaría, puede uno evitar sentirse tan desorientado desarrollando la propia ‘capacidad de incertidumbre’ y reformulando nuestra perspectiva sobre lo desconocido, según se lo leí a Nathan Furr, profesor de estrategia de la escuela de negocio y centro de investigación, INSEAD, donde enseña sobre innovación y estrategia tecnológica. Algunas revisiones comunes al respecto que le logré retener incluyen:

Leer más »

Elija una trayectoria profesional que encaje con su personalidad

La adolescencia es una época maravillosa de transformación y aprendizajes en la que los hijos manifiestan a sus padres, entre otros, múltiples cualidades de desarrollo que, en esencia, expresan con el popular: ‘a metros por favor, que es mi vida’. No obstante, y como la nobleza obliga, a mi hijo le sugerí por estos días que, ‘no se rindiera si por casualidad consideraba él que tenía aquel tipo de personalidad en la que se aburre o distrae fácilmente’, pues de ser el caso, no sería el único’.

Leer más »

La conducta destructiva puede alterarse

Todos tenemos momentos de flaqueza, aunque las conductas crónicas y destructivas pueden ser difíciles de alterar, incluso cuando se es consciente de sus consecuencias. Nuestras conductas más destructivas, tales como arrebatos de ira (la popular pataleta), el desfallecer en momentos de alto riesgo o el control excesivo bajo estrés, a menudo se fundamentan en experiencias traumáticas de formación, y entender sus orígenes puede ayudar a alterarlas (reconocer aquello que la impulsa).

Leer más »

La generosidad como atributo de marca

Cuando se está bajo presión constante, no siempre es sencillo ser paciente y comprensivo con los miembros de su entorno laboral o personal. Aunque en realidad, la crítica en tiempos de incertidumbre no es que ayude nadie.

¿Cómo entonces, puede uno encontrar y demostrar empatía por los miembros del entorno profesional como los del personal cuando se está emocionalmente extenuado?

Leer más »

Atributos de un mercadólogo exitoso en la era digital

Independiente de cómo registre en Colombia y cuántas veces una determinada industria intente adoptar un nuevo título para el cargo de gerente o director de marketing (o CMO como les dicen en algunas multinacionales), bien sea ‘director de desarrollo’, ‘director de atención al cliente’, o cualquier otro, la posición, según algunos, está cargada de exigencias de justificación.

La incierta narrativa en torno al título de gerente o director de marketing tiene la tragicomedia de cualquier telenovela. Innumerables organizaciones adoptaron el título a mediados de la década de los noventa hasta mediados de la década de los años dos mil antes de ser eliminado por algunos, solo para ser reincorporado de nuevo recientemente.

De acuerdo con un análisis que realicé, determiné que cerca de dos tercios de las cincuenta principales compañías en Fortune 500 emplean a los mejores mercadólogos con el título de gerente o director de marketing (CMO); de las restantes, algunas han contratado a profesionales de marketing con títulos sonoros tales como: ‘director de marca’ o ‘director de valor’. Y definitivamente, otras tantas, han eliminado el cargo por completo, distribuyendo los deberes del gerente o director de marketing (CMO) entre otros ejecutivos del grupo de gerentes o directores más relevantes de la compañía. Tienen huevo estas últimas.

Aunque para no herir susceptibilidades en el entorno de la alta gerencia, aquí les comparto porqué considero que el marketing en la era digital es una profesión tanto desafiante como gratificante.

Leer más »