Acepte que perder es también una posibilidad

Perder también deja sus enseñanzas. En muchas situaciones, es un paso necesario para determinar qué se requiere para ganar. El aspecto complicado de perder es cuando permitimos que nuestro ego se interponga en dicha experiencia de aprendizaje, perdiendo así la oportunidad. Para el efecto, diga usted, por ejemplo; los deportes. Hasta para los deportistas más consumados, perder el control del ego puede significar ‘vencer’ o ‘desfallecer’ en el intento. Recuerdo del golf una anécdota que ilustra la noción a la perfección. Un golfista en el tope de su carrera profesional, ingreso a un torneo como el máximo favorito, pero jugó los primeros nueve hoyos de la primera ronda como un jugado de hándicap 36, optando por retirarse sin siquiera terminar el resto de los 18 hoyos; por lo demás, ignorando un código de ética de larga data que sugiere que, ‘un golfista termina su ronda, a menos que tenga una razón persuasiva para retirarse’. Por supuesto, el susodicho golfista no iba a ganar el torneo en la forma en que iba jugando. Sin embargo, la verdadera perdida ocurrió cuando el deportista permitió que su ego tomara el control de la situación. El asunto es más común de lo que piensa. Les pasa también a los futbolistas; entre otros, el pobre desempeño deportivo de Muriel y Zapata en la Selección Colombia. Es cierto que, apesta percibir cómo el esfuerzo y la brega que uno le mete a determinado asunto parece no conducir a ningún lado favorable. No obstante, siempre existe la posibilidad de aprender de la adversidad y; como ejemplo de superación para usted y los demás que lo quieran escuchar. Así es, perder es también una posibilidad. Es inevitable. Y por supuesto que, en los negocios, así como en lo personal, uno que otro ego por ahí saldrá magullado a lo largo de la existencia. La moraleja del asunto es que, entre más rápido aprendamos a lidiar con las situaciones adversas, más rápido aprenderemos a controlarlas y superarlas, logrando así prosperar como individuos y en conjunto con los colegas.