A propósito de polarización social

La polaridad es el movimiento del Tao.
La receptividad es la forma en que se usa.
El mundo y Todas las Cosas se produjeron a partir de su existencia.
Su existencia se produjo a partir de la inexistencia.

Según Lao Tzu, fue por la inexistencia —del Absoluto— que se produjo el Tao. El Tao, a su vez, produjo los estados positivo y negativo yin y yang. Estos cargos declarados se fusionaron en toda la realidad física, sus características conductuales y estructurales basadas en un campo unificado de fuerzas. Estas fuerzas, o leyes físicas, reflejan las acciones del Tao. El Tao actúa a través de la polaridad, una ley física que gobierna la causa y el efecto. En los ámbitos sociales, esto se manifiesta en ciclos como fácil y difícil o activo y pasivo. La ley de polaridad cambia y evoluciona todas las cosas al actuar sobre extremos. Los extremos están sobrecargados y comienzan a moverse en la dirección opuesta. Quienes siguen el Tao evitan los extremos y practican la moderación y la receptividad. De esta manera ganan poder moviéndose con las fuerzas prevalecientes.

—THE TAO OF POWER, Lao Tzu’s Classic Guide to Leadership, Influence, and Excellence