Tres estrategias para validar la legitimidad de su emprendimiento

Para emprender y desarrollar su empresa, los emprendedores requieren múltiples elementos de otras personas. Requieren financiación de algún inversionista, habilidades y compromiso de los socios, aprobaciones de los reguladores en las entidades de control y vigilancia, colaboración de los proveedores y, el interés y la demanda del consumidor, entre otras tantas cosas. Pero para echar a andar dicho engranaje, el empresario debe establecer su legitimidad ante cada uno de los involucrados o titular de recursos requeridos o ‘audiencia’. Debe demostrar que son dignos de confianza, que tienen un buen producto y que pueden llevarlo al mercado. Este esfuerzo es particularmente desafiante porque cada una de estas diferentes audiencias tiene sus propios criterios sobre aquellos factores que otorgan legitimidad a una empresa.

De mis indagaciones digitales sobre estrategias de legitimidad, analice el segmento de los vehículos eléctricos de alto desarrollo e intensamente competitivo en el mercado chino que, por lo demás, es el más grande del mundo. Allí me topé con un nuevo grupo de participantes que pretende ‘ponerle la pata’ a los fabricantes de automóviles tradicionales, así como a Tesla, el líder del susodicho segmento.

Tres advenedizos de nombres NIO, XPeng y Li Auto, parecen estar preparados para emerger como los triunfadores locales. Las tres eran empresas emergentes típicas que se enfrentaban a importantes pasivos de novedad y carecían de recursos fundamentales. No obstante, estas tres empresas pudieron alcanzar la producción en volumen solo de dos a cuatro años después de su fundación, en comparación con Tesla, que tardó nueve años.

Recaudaron casi USD$7 mil millones en fondos de riesgo y los tres ingresaron recientemente al mercado estadounidense. Y aunque los tres tenían conexiones con la industria automotriz, el diseño y la fabricación de vehículos eléctricos fue una empresa completamente reciente para ellos.

¿Cómo entonces alcanzaron su actual posición?

La información recabada, sugiere que los emprendedores exitosos, particularmente, los más recientes participantes, implementan tres estrategias para generar legitimidad y acceder a los recursos que necesitan: 1) aprovechar las fuentes de legitimidad existentes; 2) alinear las acciones con las expectativas de los poseedores de recursos y; 3) definir (o redefinir) las percepciones o supuestos de aquello que se considera legítimo.

En ese orden de ideas, así es como se aplican las susodichas estrategias:

Aprovechar las fuentes de legitimidad existentes— El primer paso es aprovechar los recursos personales como fuente de legitimidad para así atraer recursos críticos, incluido un equipo de asociados, tal cual los suficientes fondos para la puesta en marcha. Puede uno, diga usted, por ejemplo; aprovechar las redes personales, o un portal de Internet para noticias, listados, transacciones, y comunidades sociales de interés para la audiencia del segmento que su emprendimiento pretende, o experiencia y trayectoria profesional, entre otros

Alinear las acciones con las expectativas de los poseedores de recursos (léase requisitos, normas, y expectativas)— En ciertos casos, y como para proyectar legitimidad y así lograr acceso a recursos fundamentales, los emprendedores deben alinear sus acciones con las ‘normas del segmento’, incluidas las regulaciones formales y las normas informales, aunque obligadas. Diga usted, por ejemplo; independiente de si el equipo directivo dispone de credenciales impecables, los inversores igual suelen esperar que estos también tengan una participación activa y sustancial en la implementación.

Definir (o redefinir) las percepciones o supuestos de aquello que se considera legítimo— Por último, deben estar uno predispuesto a crear un nuevo paradigma de lo que puede ser lo que sea que quiere usted que sea su producto o servicio, y como para que el consumidor lo diferencie de la competencia.

Los emprendedores a menudo ignoran la importancia de gestionar la percepción de legitimidad cuando construyen una nueva empresa o negocio, o cuando ingresan a un nuevo segmento, o cuando lanzan un nuevo producto.

Sin legitimidad, los emprendedores se ven obligados a reunirse con inversores indiferentes y hostiles para obtener así la financiación requerida o con los reguladores para obtener las respectivas licencias o aprobaciones legales. Así mismo, les toca invertir bultos de dinero y esfuerzo para cautivar al consumidor o, para lidiar con socios oportunistas o proveedores mediocres.

Como percibirá usted, es poco probable que tales esfuerzos sean efectivos y terminen rindiendo los respectivos réditos; y razón por la que aquellos emprendedores sin legitimidad así dispongan de una audiencia fundamental podrán seguir avanzando y lidiando durante años, y solo un pequeño número de afortunados podrán finalmente despegar su emprendimiento.

El enfoque aquí descrito demuestra no solo el valor de la legitimidad para la creación de empresas, sino también las tres estrategias efectivas para ganar dicha legitimidad: 1) aprovechar las fuentes de legitimidad existentes; 2) alinear las acciones con las expectativas de los poseedores de recursos y; 3) definir (o redefinir) las percepciones o supuestos de aquello que se considera legítimo.

O como quien dice, los emprendedores deberían percibir la creación de legitimidad como un aspecto fundamental del proceso de creación de empresas; y como una alternativa esencial para aumentar la eficacia en la búsqueda de recursos y el incremento del desarrollo.

Deja un comentario