Los cinco interrogantes de la estrategia de marketing

Porque también aplica para la estrategia de marketing, del periodismo tomé la analogía de las cinco doble uves (cinco interrogantes cuya inicial en inglés es la letra ‘W’: ‘Who’, ‘What’, ‘When’, ‘Where’, ‘Why’) o en español, ‘quién’, ‘qué’, ‘cuándo’, ‘dónde’, y ‘porqué’, y a los que se les considera como los elementos de recopilación o solución de inconvenientes necesarios para toda buena historia periodística.

Independiente, de si se trate de un representante de servicio al cliente que intenta resolver un reclamo o que su equipo de marketing pretende idear una nueva estrategia, los susodichos cinco interrogantes son esenciales para transmitir información concisa a su audiencia.

Al desarrollar una estrategia comercial sólida para sus esfuerzos de marketing (de contenidos, en este caso), y a pesar de que el tema va más allá de este proceso en particular que hoy comparto, aquí les dejo algunos consejos de mi práctica profesional como consultor en dirección estratégica de mercadotecnia y psicología del consumidor:

¿Quién? De hecho, el marketing de contenidos requiere dos ‘quiénes’: 1) la audiencia a la que pretende cautivar y, 2) ‘quién’ estará a cargo de gestionar los esfuerzos para seducir a dicha audiencia.

Empecemos por definir a la audiencia. Para el efecto, es oportuno que conozca y comprenda a su comunidad objetivo, incluidos los usuarios actuales como los potenciales, y como para así inclinar el éxito a su favor como empresa o negocio.

Conozca su demografía y sus intereses. Cuanto más sepa sobre su origen, mejor podrá usted ofrecer valor a dicha audiencia.

En cuanto al segundo ‘quién’, ese lo puede ubicar al interior de su empresa o negocio, o puede usted también subcontratarlo, aunque, de cualquier manera, será este el encargado de gestionar su estrategia de marketing de contenidos, y por lo que debe usted asegurar que el candidato disponga de una comprensión clara y total de lo que representa su empresa o negocio, tal cual entender cómo hará para cautivar a su audiencia objetivo.

¿Qué? ¿Qué es aquello que distingue a su empresa? Es importante determinar cuáles son esos atributos particulares que destacan a su empresa o negocio de entre los demás. Diga usted, por ejemplo, aquello que su empresa o negocio valora. Luego, puede usted concentrar su esfuerzo de comunicación proveyendo apartes de dicha información dentro de su contenido.

En la práctica, y si tuviera usted una panadería que, recientemente cambió el valor de los huevos a precio Carrasquilla debido a los efectos favorables que tiene este sobre la canasta familiar, menciónelo en su blog, comparta dicha experiencia. Ofrezca consejos relevantes sobre cómo sacar mayor partido a los ‘huevos de Carrasquilla’.

¿Cuándo? En el entorno en el que vivimos, el tiempo es oro. Considere cada cuanto va usted a publicar contenido: mensual, semanal o diario. Este puede ser un aspecto complejo de determinar.

No obstante, una buena norma general es publicar al menos una vez a la semana, el mismo día, a la misma hora (los registros reflejan que, la mayor parte del tráfico en línea ocurre entre las 9:00 y las 15:00), y por el mismo canal.

Ha de saber usted que, a mayor regularidad de publicación, mayores serán sus réditos para sus campañas de optimización en motores de búsqueda o SEO (de sus siglas en inglés) repercutiendo así en el incremento de visualizaciones del contenido de su empresa o negocio.

¿Dónde? En el sitio web de su empresa o negocio. Esa es la respuesta obvia en cuanto a publicar y promover su contenido. Sin embargo, y de no tener su página web un espacio diseñado para gestionar su blog, puede usted solicitar a su diseñador que le incorporen uno, o si no, existen múltiples opciones para elegir, incluida la creación de un blog de empresa independiente en alguna plataforma que ofrezca el servicio.

Si decide seguir ese camino, asegúrese de vincular el blog al sitio web de su empresa para que las personas puedan acceder a su contenido fácilmente.

Por lo demás, recuerde que puede reutilizar contenido antiguo (publicado previamente con al menos seis meses de antigüedad), bien sea un artículo de blog o cualquier contenido publicado en alguna red social. Es una forma aceptada como ingeniosa de usar su contenido más de una vez y ahorrar algo de esfuerzo en la creación de contenido nuevo.

¿Porqué? Cuestionar el motivo de una solución en particular le ayuda tanto al liderazgo empresarial como a los mercadólogos a determinar aquello que se pretende lograr con la estrategia de marketing. Diga usted, por ejemplo, porque pretende generar nuevas oportunidades comerciales, o porque pretende mejorar la percepción de marca, o porque pretende hacerse el líder del segmento, o así por el estilo.

En ese orden de ideas, una vez defina usted sus objetivos de marketing, podrá entonces crear una estrategia de marketing acorde para alcanzar así los objetivos en el tiempo que haya usted predispuesto para el efecto.

Deja un comentario