Valide su noción de honradez antes de elegir

Las faltas éticas en el panorama general tienden a surgir de pequeños comportamientos cotidianos. Así pues, es relevante que las directivas o las posiciones de liderazgo (tal cual las personas en general) estén atentos al proceder poco ético de quienes conforman sus equipos. Preste atención a dos aspecto en particular. El primero— tiene que ver con la forma en que la cultura corporativa (o familiar) afecta a los miembros de su equipo. Con el tiempo, las personas tendemos a imitar las normas y valores de quienes nos rodean. En ese orden de ideas, diga usted, por ejemplo, si ciertos integrantes tienen el hábito de ‘maquillar’ o exagerar las cifras en el informe del mes pasado, otros también pueden hacerlo. Revise la normativa corporativa de vez en cuando y considere cómo ésta influye en su equipo de trabajo. El segundo— hace referencia a cuando las personas emplean como excusa para justificar un mal comportamiento menor, los vencimientos de plazos próximos o las situaciones de alto riesgo o de complejidad. Puede ser tentador quebrantas las normas cuando la presión está desbordada, así que examine con su equipo los estándares éticos que confía usted cumplan a cabalidad todos los miembros de su equipo. Defina qué está bien, qué no, y dónde se traza la línea.

Deja un comentario