Razones y ganancias para subcontratar la gestión de marketing

Por estos días de incertidumbre, ¿es usted de aquellos que se percibe abrumado gestionando todas las labores que exige su agencia, empresa o negocio? ​Si por casualidad resulta así, pueda ser que ya es demasiada pretensión ejecutar la totalidad de las actividades por su cuenta o con el apoyo de unos cuantos colaboradores íntegros y leales, considerando las exigencias de tiempo consumido para la realización efectiva de los susodichos quehaceres que, incluyen desde lo administrativo, de compras y manufactura, hasta marketing y ventas, por mencionar tan solo unos cuantos.

Para muchos empresarios en el segmento de las pymes o en el de los pequeños negocios, la solución ha sido a acceder al sinfín de contenido sobre productividad que florece por doquier en la Internet, en un intento por encontrar allí una ‘solución mágica’ y como para así lograr cumplir con sus expectativas y responsabilidades. El valioso contenido les proveerá consejo útil para ilustrar, desde ‘la gestión efectiva del tiempo’, ‘las aplicaciones más indicadas para planificar’, hasta la mejor forma de ‘tomar una ducha fría’ para así ‘recuperar más de su valiosísimo tiempo’.

Y cuando dicho contenido no está pretendiendo ofrecer ‘trucos fantásticos’ para ‘recuperar el tiempo’, apela al enfoque de alentar su esfuerzo profesional para que dé usted ‘esa milla de más’, trabajando hasta altas horas de la noche o haciendo de su rutina laboral un continuo 24/7

Sin embargo, todo empresario o dueño de negocio que apela a dicha alternativa, eventualmente, se estrella de frente contra un realidad contundente, ya que en determinado momento de su gestión, sus metas terminarán por superar sus habilidades y alcance de gestión.

¿Cómo entonces puede uno gestionar efectivamente el negocio con tan solo 24 horas que tiene el día? ​Sencillo: Subcontrate la labor de marketing.

Subcontratar la labor de marketing, cuando se gestiona de manera efectiva todo lo demás, claro está, puede convertirse en el arma evidente de su arsenal profesional, lo cual, entre otros, ayuda a aliviar esa carga laboral desquiciada, como a aminorar esa relación interminable de actividades por realizar.

Una vez superada la prevención sobre si subcontratar o no la labor de marketing que, por lo demás, es absolutamente natural en dicho tipo de decisiones, considerando que el asunto tiene que ver con su empresa o negocio por el que tanto se ha molido usted el lomo; es oportuno saber cuándo es el momento indicado para la subcontratación. Para el efecto, comparto aquí cuatro consideraciones al respecto que, he recabado desde mi práctica profesional:

El agotamiento laboral es evidente— Tal cual lo mencioné previamente, tarde que temprano todos terminamos agotados. La respectiva sintomatología no es para nada alentadora, considerando que cuando se está agotado, se percibe uno permanentemente recargado de trabajo, desafiado, bajo presión todo el tiempo, conflictivo, quisquilloso, mal humorado e insoportable.

Por supuesto, tomar uno que otro descanso a lo largo de la jornada laboral o ausentarse, puede ayudar a aliviar dicha sensación de agotamiento. No obstante, si persiste esa sensación de pereza, de cansancio, de frustración, o de desenfoque, incluso, después de tomarse algo de tiempo libre, puede ser este un indicador de que usted o sus colaboradores están sobrecargados de trabajo y agotados.

Es aquí donde cobra vigencia la subcontratación, pues al delegar en un proveedor externo la gestión de marketing, estará usted aliviando la carga laboral de ciertas actividades de su gestión cotidiana o la de sus colaboradores, logrando así equilibrar una carga de trabajo mucho más manejable para todos los involucrados.

En ese orden de ideas, podrá usted aumentar la productividad, así como evitar la carga laboral excesiva en su empresa o negocio. Es más, un proveedor externo también retará laboralmente a aquellos empleados desmotivados para que asuman sus deberes como corresponde.

Excede constantemente las fechas de entrega— Puede que uno que otro desfase en los tiempos de entrega proyectados no sea mayor cosa, ya que los retrasos en ciertas ocasiones son inevitables. Sin embargo, de allí a que usted o algún colaborador no le alcance la jornada laboral para ejecutar a tiempo todas las actividades del día, puede ser señal de que usted o los miembros de su equipo están sobrecargados de trabajo.

La tercerización de aquellas labores que consumen más tiempo puede ser supremamente útil para liberar los espacios de trabajo. En ese orden de ideas, si constantemente se ve usted obligado a retrasar los plazos de entrega, puede ser esta una señal de que ya es el momento de hacer un balance de aquellas actividades que usted o los miembros de su equipo pueden ceder a un contratista para su realización; diga usted, por ejemplo, la gestión de marketing de su empresa o negocio, entre otros.

Esta sobrepasado en sus horas extras— Las horas extras son una valiosa opción cuando se trata de un proyecto monumental o un cambio de última hora que lo dejan varios días trasnochando en la oficina.

No obstante, si usted o sus colaboradores acuden contantemente a dicha práctica, terminarán por aprender a la brava que la mencionada alternativa les puede resultar excesivamente costosa.

Al tercerizar su gestión de marketing, usted y su equipo podrán concentrar su tiempo en las actividades administrativas o, de manufactura o, de distribución que, son esenciales para el óptimo desempeño de su empresa o negocio, como para la satisfacción del consumidor final.

No cuenta usted con un mercadólogo calificado, pero su empresa o negocio requiere uno con urgencia— Uno de tantos beneficios de la subcontratación, es que tiene usted a su disposición una gran variedad de profesionales calificados que ejercen en freelance, entre ellos, los mercadólogos.

En ese orden de ideas, el desarrollo de su empresa o negocio, significa en múltiples ocasiones, gestionar en entornos con los que usted no está familiarizado como es debido. Para el efecto, un profesional freelance le viene a su empresa o negocio como anillo al dedo, diga usted, por ejemplo, para:

  • El análisis de datos, la planeación de marketing como de mercadeo.
  • La comunicación de marca.
  • El desarrollo de contenidos.
  • La administración de redes sociales.
  • La administración de la optimización de los motores de búsqueda (SEO, de sus siglas en inglés).
  • La administración de los embudos de venta.
  • El diseño creativo.
  • El desarrollo Web.
  • La publicidad digital.
  • La gestión comercial por correo electrónico, entre otros.

Lo extraordinario de la subcontratación, es que esta le permite el tiempo y el espacio necesario para que usted realice lo que le gusta y sabe hacer bien. Igual, le concede la oportunidad de trabajar con profesionales freelance, cuyos aportes y nociones enriquecen la gestión de su personal de base, al tiempo que ayudan a aumentar la productividad de su empresa o negocio.

Por estos días de incertidumbre comercial, no toca ser un experto en todas las áreas profesionales para ser un empresario o persona de negocios exitosa, puesto que los subcontratistas freelance le permiten potencializar, entre otras tantas, la gestión de marketing de su empresa o negocio.

¿Cómo entonces acceder a un profesional freelance? En mi caso, diga usted, por ejemplo, me encuentran aquí o en LinkedIn.

La próxima vez que se perciba usted abrumado o agotado, anímese y decida subcontratar a algún profesional freelance para que gestione el marketing de su empresa o negocio. Y, por lo demás, ‘hágale que no viene carro’.