Domine el temor al fracaso

El miedo a fallar en algo (diga usted, por ejemplo, errar un penalti en el caso de los futbolistas, entre otros tantos), a equivocarse (en su presentación del plan de marketing en el comité, entre otros ejemplos), parecer tonto o no estar a la altura de las expectativas, puede resultar todo un impedimento. No obstante, pretender evitar los desafíos que le generan ansiedad no le ayudará en su desarrollo profesional. Para superar su miedo al fracaso, puede usted redefinir lo que el concepto ‘fracaso’ significa para usted. Diga usted, por ejemplo, en lugar de pensar en el fracaso (o el éxito) en términos de logros, reformúlelo en términos de aquello que aprende en dichas instancias. Nadie es perfecto, y un ‘infortunio’ o ‘contratiempo’ aún puede proporcionar una experiencia invaluable hacia el porvenir. En ese orden de ideas, es importante centrar su atención en lo que pretende realizar en lugar de lo que desea evitar. Cuando a uno le preocupa una tarea difícil (o riesgosa), puede terminar implantando metas inconscientemente en torno a lo que no quiere que acontezca. En ese caso, concebir una ‘lista de recelo’ (temores, desconfianzas, sospechas) puede ayudar. Así mismo, relacione el peor de los escenarios del desafío (rivalidad, competencia), la forma cómo cree usted que puede evitarlo y cómo responderá si dicho desafío acontece. Concebir un plan para un mal resultado o un pobre desempeño puede concederle tanto el coraje como el ánimo para seguir adelante. Y, ‘para atrás ni para coger impulso’.

Deja un comentario