Así logra usted ser una persona más paciente al dirigir

Liderar con eficacia, particularmente, en tiempos de crisis (o en contienda futbolera pareja o sosa), requiere paciencia. Como la persona encargada de dirigir, debe usted mantener la compostura ante la frustración o la incertidumbre. Entonces: ¿Cómo puede usted impulsar este importante recurso? Una forma es reconocer cuándo se pondrá a prueba su paciencia. Si entiende que se avecina un desafío, puede ser más consciente de aumentar sus ánimos para mantener la calma. Diga usted, por ejemplo, una buena forma de manejar la presión de una fecha límite (o marca) inminente es replantear cómo percibe los momentos. La velocidad es relevante, por supuesto, pero elaborar a un ritmo pausado y uniforme, especialmente cuando los tiempos se ponen difíciles o cuando aumenta la presión, reduce los errores y, al final, acelera el desempeño de su equipo. Otra táctica es practicar el reconocimiento frecuente. Procure llevar un registro de los asuntos que le generan entusiasmo, incluso cuando el mundo (o el partido) se perciba extraviado. O sencillamente dedique 10 minutos al final de cada jornada para reflexionar sobre los logros de su equipo, sin importar cuán insignificantes parezcan. Tomar partido de dichas oportunidades para manifestar su agradecimiento lo ayudará a ser un líder más generoso, menos estresado y más tolerante con situaciones inesperadas o complejas.

Deja un comentario