Seis cuestiones para desarrollar su próxima estrategia de marketing

Mi principal actividad económica es la consultoría de mercadotecnia para ayudar tanto a las empresas como a los negocios a desarrollar su estrategia de marketing. En ese ir y venir, descubro que los clientes generalmente tienen la mayor parte de la información que necesitan para saber cómo competir, solo requieren una que otra indicación para ayudarlos a extraer las correspondientes nociones. A continuación, incluyo seis cuestiones fundamentales para impulsar el enfoque de los clientes en su próxima estrategia de marketing.

Cada empresa o negocio es diferente, pero las susodichas cuestiones parecen aportar la mayor parte del tiempo

1) ¿Qué inconveniente pretende resolver en especial?

Este es un interrogante engañosamente complejo que llega al núcleo de cualquier estrategia de marketing en desarrollo.

Los mercadólogos encontramos aquí ciertas necesidades convenientes para el cliente que aún no han sido satisfechas o que actualmente están insuficientemente atendidas y, como para energizar a la empresa o negocio para que actúe ante dicha oportunidad de manera diligente y efectiva.

La ventaja competitiva se produce a través de esta combinación mágica de oportunidad insatisfecha en el tiempo: ¿Se percibe alguna tendencia que se ajuste a nuestras capacidades y habilidades? ¿Es el momento indicado para que dediquemos toda nuestra energía a una nueva solución para el cliente?

Si la respuesta es afirmativa, atravesamos entonces esa barrera con todo nuestro empeño, poderío y agilidad.

Un gran inconveniente de esta primera cuestión es que las empresas o negocios a menudo confunden lo que venden con lo que compra un consumidor. Diga usted, por ejemplo, una empresa puede presumir orgullosa de ser un líder tecnológico y su mensaje de marketing así lo puede reflejar. Sin embargo, al indagar con los clientes, estos manifiestan no interesarles la tecnología. Por el contrario, les encanta la empresa por su servicio receptivo y oportuno. Es decir que, los clientes están comprando algo distinto de lo que la susodicha compañía pensaba que estaba vendiendo.

El marketing inicia con la investigación de mercados y los datos. Su empresa o negocio debe conocer con exactitud su posición en el entorno de mercado, así como aquellas oportunidades del segmento que mejor se ajustan a su oferta comercial.

2) ¿Quién es su grupo objetivo?

Esta es una cuestión extremadamente relevante, particularmente, en un panorama empresarial que cambia rápidamente.

Si pensaba que conocía bien a su consumidor, es hora de reevaluarlo en el contexto de esta turbulencia de mercado multidimensional. La transformación es inminente.

Diga usted, por ejemplo, los niños están desempeñando un papel cada vez más relevante en la intención de compra: ¿Quién toma la decisión de compra? ¿Qué canales emplean para la compra (virtual o físico)? ¿Cómo está transformando la tecnología los usos y las actitudes del consumidor? ¿El perfil de su consumidor es el mismo de un año atrás?

3) ¿Dónde están ubicados dichos consumidores?

En la actualidad, la gente con ideas similares tiene la capacidad de reunirse de múltiples maneras y a través de variados canales. Puede ser, diga usted, por ejemplo, desde un grupo en Facebook, un segmento que comparte en Reddit, una página web corporativa o de negocio, o hasta un chat en Twitter. O, puede ser que estén viendo cierto programa de televisión o presenciando un podcast, blog o cuenta de Instagram.

En ocasiones, una nueva estrategia de marketing puede ser fuertemente influenciada por la noción de cautivar donde está la audiencia. En lugar de forzar los mensajes de marketing a nuestro grupo objetivo: ¿Cómo podemos hacer presencia en los lugares que frecuentan como parte orgánica de su cotidianidad?

En los inicios del marketing digital, se hacía mucho énfasis en atraer al grupo objetivo a nuestra página web o centro de mensajería. En la actualidad, tiene más sentido aparecer donde ya disfrutan pasar su tiempo.

Si sabemos dónde se congrega nuestro grupo objetivo, sabremos cómo cautivarlos.

4) ¿Qué le hace relevante?

¿Cuántas estrategias de marketing requiere su empresa o negocio? Le respondo con otro interrogante: ¿Cuántos clientes tiene en su base de datos?

Aquí el quid del asunto es que debe su empresa o negocio segmentar y lidiar por la relevancia tan finamente como se lo permitan sus recursos.

La gente probablemente compra por diversas razones. En ese sentido: Un emprendedor puede concebir su negocio desde la óptica del precio; un gerente de servicio al cliente lo hace desde la perspectiva del óptimo servicio; o un cliente corporativo se deja seducir por la trayectoria y larga permanecía de mercado de alguna empresa, considerando que para él la estabilidad es significativa.

Tener claras dichas expectativas, por ejemplo, permite establecer una noción de expectativas según la audiencia objetivo que, por lo demás, es una cuestión que debe revisarse constantemente, particularmente, en tiempos de crisis.

5) ¿Cómo comunicar eficazmente la relevancia empresarial o de negocio?

Como dato curioso, la presente cuestión, por lo general, es por donde la mayoría de los empresarios o emprendedores inician su trayecto de marketing hacía la concepción de la estrategia.

Es solo hasta llegar a este punto que se tiene suficiente información como para pensar en la creatividad, los promotores de mensaje, los anuncio, el contenido y el ajetreo de las redes sociales.

Con poco más de 26 años en las lidias de la mercadotecnia, puedo garantizar que la comunicación se hace cada vez más engorrosa en un entorno de mercado donde abunda la bulla y la desinformación. Sencillamente, las alternativas de información para el consumidor son abrumadoras, por lo que establecer con él una conexión significativa es cada vez más complejo de lograr.

Así mismo, esta es la cuestión en la que la mayoría de los empresarios se equivoca. Con excesiva frecuencia, el tema de las redes sociales o la estrategia de contenidos se asume a la ligera y sin la respectiva indagación o trabajo que el tema amerita. En consecuencia, el desatino creativo que tanto requieren las marcas por estos días.

Tenga presente que, por estos días de narrativa digital el consumidor es un muy efectivo vendedor, si así él lo estima pertinente: ¿Cómo entonces hacer para que este nos incluya en su narrativa? —Con esfuerzo, perseverancia y resiliencia—.

6) ¿Cómo medir y ajustar continuamente?

A través de los datos y el análisis de mercado, y más allá de las métricas.

La mercadotecnia es la amalgama que conecta al consumidor con cada área de su empresa o negocio. Debe procurar usted conocer en detalle su entorno de mercado y, para ello es imperativo evitar que usted se la pase analizando grandes volúmenes de datos y empezar a interactuar con el consumidor constantemente, si aún usted no lo hace.

Para ello, procure interactuar de manera que pueda usted transmitir su estrategia de marketing, siendo muy receptivo a todos los comentarios, particularmente, aquellos críticos que expresan sus sentimientos reales a través de las redes sociales.

Procure un análisis estadístico sólido en lugar de una mera observación de cifras (los mismos datos que todos sus competidores acceden), pues la ventaja estratégica depende de ello

En últimas, confío le haya sido de utilidad mi modesto aporte, aunque si tiene usted alguna dificultad con su estrategia de marketing, quizás sea esta la oportunidad para que elaboremos en conjunto. Adelante, agende su consulta.

Deja un comentario