El ranking universitario por sí solo es un flojo pronóstico del desempeño laboral individual

Cuando el seleccionador de recursos humanos se enfrenta a una gran cantidad de currículums, le puede parecer tentador elegir los candidatos con título profesional de una universidad prestigiosa. Si bien la investigación consultada muestra que estos candidatos pueden superar ligeramente a sus pares en algunas dimensiones, los datos también muestran que pueden ser más costosos de contratar. Entonces: ¿Cómo puede saber si el costo adicional vale la pena? Debe considerar el valor potencial de los candidatos para su empresa, pero, en última instancia, su adecuación al puesto es lo más relevante. Para determinar esto, pruebe las competencias técnicas e interpersonales necesarias para el trabajo. Y, recuerde que cualquier ventaja modesta derivada del rango universitario también puede mitigarse con la capacitación en el trabajo. Si bien puede ser una respuesta insatisfactoria, la mejor práctica de contratación es tomar decisiones caso por caso, no para sobrevalorar uniformemente el pedigrí universitario de los candidatos.