Oportuno un mercadólogo freelance de confianza para conformar el equipo de su próximo emprendimiento

Establecer para su emprendimiento empresarial o de negocio un equipo de marketing de la nada es un desafío alentador que, puede resultar algo abrumador por la responsabilidad que conlleva. La forma en que un emprendimiento se muestre en su etapa inicial puede determinar si logrará o no su cometido de mercado. No obstante, establecer un equipo de marketing robusto para apoyar el lanzamiento del emprendimiento es absolutamente factible y no tiene por qué implicar un aumento significativo en el consumo de cafeína.

Los emprendimientos corren el riesgo de parálisis porque no saben dónde invertir primero. Como emprendedor, es bastante probable que no sepa usted qué tan grande debe ser su equipo de marketing y qué funciones laborales debe abarcar.

La clave es reclutar gente curtida y con bagaje, y garantizar que elaboren bien en conjunto. Piense en ello como un equipo muy unido de especialistas en marketing bien definido.

¿Cómo empezar a formar un equipo de marketing?

Es preferible contar con especialistas establecidos. No obstante, no faltará aquel que sugiera que no es necesario contratar superestrellas en aquella decisiva fase de introducción y establecimiento de mercado del emprendimiento.

Para un emprendimiento en etapa de introducción, un equipo experimentado de especialistas en marketing tiene todo el sentido de mercado posible.

Además de la inteligencia y el entusiasmo, le será de gran utilidad incorporar redactores fenomenales, nítidos y convincentes. La redacción podrá o no ser una variable indiscutible, aunque la escritura toca todos nuestros canales, y la expresión lúcida es un indicador del pensamiento organizado.

Mantener la dinámica de su departamento de marketing. Una vez haya logrado usted esas primeras contrataciones fundamentales, puede desarrollar estratégicamente el resto de su departamento. Mi sugerencia es que, adopte las siguientes técnicas para desarrollar un equipo de marketing de primera línea:

Mantenga cerca a las agencias, y a los profesionales autónomos o en freelance.

En sus primeros doce meses, es apenas normal subcontratar mucha de la gestión de marketing. Le ahorrará mucho dinero y, resulta muy útil cuando se trata de labores bajo demanda basados en proyectos.

Quizás necesita su emprendimiento a alguien para manejar una campaña en particular de social media marketing o ciertas piezas de diseño gráfico para la identidad de su marca. El tiempo dirá si debe usted conservar dichos roles.

Asegúrese de identificar y comunicar indicadores de desempeño para medir el éxito de sus contratistas. ¿Cumplieron con los plazos? ¿Dirigieron tráfico a su sitio web? Y por su parte, asegúrese de proveerles adecuadamente las pautas y los objetivos.

Es factible que, pasada la fase de introducción, quiera usted tener mayor control sobre el contenido o la producción, o puede sentir que sus propios empleados aportarían mayor entusiasmo por la marca a ciertas responsabilidades.

Igual, también podría sentirse completamente satisfecho con la subcontratación de dichas tareas, y eso también es perfectamente aceptable.

Así como lo es una relación laboral profesional, procure establecer un vínculo de cordialidad con los miembros de su equipo de marketing, al igual que con aquellos contratistas que lo acompañen en su recorrido. Cuando se hace parte de algún equipo, incluido el de marketing, puede uno esperar largas jornadas de ardua laboral, y razón por la cual es oportuno promover un entorno de cordialidad.

En ese orden de ideas, dedique tiempo a conocerse, ya que el equipo va a dedicar largas horas a colaborar estrechamente. Los investigadores sociales así lo sugieren, ellos promueven este método de establecer una cultura con visión de porvenir. Hacer tiempo para reunirse con regularidad, tanto como en equipo como individualmente, es esencial.

En las reuniones presenciales, asegúrese de prestar atención a estos tres factores: 1) práctica, 2) profesional y 3) personal.

Ser práctico implica conocer todo aquello en lo que su personal está elaborando, los plazos de ejecución, o los obstáculos encontrados, por mencionar tan solo unos cuantos.

En cuanto a lo profesional, diga usted, por ejemplo: ‘Oye, ese plan de marketing se percibe prometedor’. ‘¿Las tácticas se establecieron conforme a la estrategia?’ ‘¿Nos llevará por la senda que pretendemos?’ ‘¿Qué opina del porvenir de nuestra industria?’

En lo personal, diga usted, por ejemplo: ¿Cómo estás? ¿Es una pena que Maradona nos haya abandonado? ‘Oye, hay una película en Netflix que considero va a ser tu agrado’.

Por supuesto, seguimos confinados e interactuando de forma remota, sin embargo, así es como se logra generar la camaradería, la apertura, la amistad y, obvio, la moral.
Haga de sus entrevistas en equipo, colaboraciones grupales. Tenga presente que cada vez que se incorpora alguna noción, se está promoviendo una nueva dinámica de equipo.

Haga de su gestión de marketing un proceso participativo, permita que todos los integrantes del equipo o los contratistas hagan sus aportes y reconózcalos como tal. Notará la diferencia en el desempeño de su marca y el volumen de las ventas.