Sobreponga el temor al desacierto

Si el temor a cometer un error puede ser hasta paralizante en situaciones habituales, ni que decir por estos días de incertidumbre y volatilidad. Sin embargo, hay cuestiones que puede uno asumir para salir del atolladero, bien sea que pretenda usted o no superar una crisis.

Para empezar, mencione su propósito y sus sensaciones. Diga usted, por ejemplo, es factible que le preocupe cometer equivocaciones al reabrir, si tiene usted en el momento un negocio de venta al detal o un restaurante.

En ese orden de ideas, es oportuno identificar su preocupación en particular. Podría ser, por supuesto, y entre otras tantas, que esté usted bastante ansioso por la seguridad y bienestar de sus clientes y personal.

Tenga presente que manifestar el temor ayuda a disiparlo.

Luego, intente aceptar la evidencia haciendo una lista de realidades con las que podría tener que enfrentarse, tales como, ‘es cierto que la gente no siempre se comportará de manera ideal’.

En últimas, considere cómo puede actuar sobre sus valores para abordar la susodicha situación. Digamos, por ejemplo, que usted es una persona meticulosa. Así entonces, puede aplicar dicho valor para garantizar que sus empleados dispongan de tapabocas indicados que se ajustan bien y que tengan fácil acceso al desinfectante de manos.

Sea cual sea la situación, emplear un proceso similar para abordar cada uno de sus temores le enseñará a tolerar la incertidumbre y la volatilidad sin temor a equivocarse.