Lidere con una marca fascinante

Mi sobrina Juana María, que es ‘influencer’, y mi hijo Daniel Andrés, que es futbolista, son dos de mis adolescentes favoritos, aunque también me simpatizan Flórez, Niño, Tato, Peña, Salazar, Páramo, Montealegre, Guerra, Villa, Salamanca, y Bernal, por mencionar tan solo unos cuantos. Todos ellos, jóvenes a un paso de la adultez y, con un brillante porvenir en frente que, por lo demás, percibo, también han de estar anhelando liderar y dejar huella en su trayectoria desde su entorno familiar y social, hasta el académico y profesional. Para ellos, así como para propios y extraños que quieran dar lo mejor de sí y, hacerse participe de aquella conversación en redes sociales que realmente vale la pena, aquí les dejo unas cuantas sugerencias para que asuman el liderazgo con una marca fascinante: ‘la de cada quien’.

La identidad de marca (imagen y posicionamiento), así como cualquier asunto de nuestra cotidianidad requiere de una estrategia.

Una personalidad arrolladora, un tono de voz distintivo y, una aproximación integral a la comunicación de marca, independiente del canal, es fundamental para alcanzar réditos perdurables.

Lograr un nivel de éxito viral en las redes sociales es una aspiración de cualquier adolescente, como de todo mercadólogo y, para ello, se debe liderar amparado en una marca fascinante, pues, es la calidad de la oferta lo que provoca e inspira la conversación.

En ese orden de ideas, es importante dedicar el tiempo adecuado para desarrollar una marca que sea realmente asombrosa y que se destaque de las demás como para así motivar la reacción de la audiencia.

Para el efecto, el proceso de desarrollo de los atributos de una marca de valor varía de acuerdo con la categoría, el perfil y las aspiraciones de cada cual. Para unos, entre otras tantas, podrá ser exceder los estándares de cierta profesión, o ser excesivamente meticulosos con su proceder en cualquier ámbito, o ser adaptable, y receptivo a la retroalimentación de la familia, amigos, o colegas.

Es igualmente importante para los adolescentes como para los mercadólogos intervenir en aquellas señales que influyen en la ‘percepción de calidad de la marca’, diga usted, por ejemplo, la reputación de cada quien, los valores de referencia, el reconocimiento de los demás, y la presentación personal, por mencionar tan solo unas cuantas.

O como quien dice, mi apreciada Juana María, en cuanto al tejemaneje de las redes sociales, si no se tiene algo memorable para compartir (su marca, diga usted, por ejemplo), quedaran atrapados a merced de las tarifas de las redes sociales todos aquellos que pretenden influir sobre los demás, pero que no tienen una marca fascinante con la cual provocar e inspirar la conversación.

Ya en cuanto a liderar, mi querido Daniel Andrés, el tema es algo más enredado por la naturaleza del asunto, considerando, entre otros, que en nuestra trayectoria nos tocará lidiar con grupos diversos, cuyos miembros no necesariamente elegiremos sino más bien nos los asignaran, diga usted, por ejemplo, profesionales provenientes de entornos y habilidades muy diferentes. Así mismo, es bastante probable que nos corresponda liderar grupos con una mezcla de generaciones, género, sexualidad, religión, cultura y tipo de personalidad. En ese orden de ideas, la única labor general será la del líder.

Con semejante combinación de integrantes, no es práctico ni oportuno considerar que todos se llevarán bien en todo momento. La presión interpersonal será intensa y la privacidad será escasa. Por lo tanto, el líder debe propiciar un entorno sencillo de ‘cortesía y respeto profesional’. Así mismo, puede establecer un fundamento para la dinámica de operación del grupo, diga usted, por ejemplo, ‘el respeto por la armonía de los logros de cada quien’ que, no es más que entender y aceptar que no siempre los integrantes de un equipo estarán de acuerdo en todo momento, ni andarán siempre de amores, lo que es absolutamente normal.

Toca tener en cuenta que, tampoco es práctico ni oportuno esforzarse, explícita o implícitamente, por pretender la armonía del equipo a expensas de la productividad y el respeto de sus integrantes.

Dicho proceder es arriesgado, según mi experiencia, como consecuencia de tres factores: Primero, el comportamiento disfuncional prevalecerá; sencillamente pasará al plano de la ilegitimidad, por lo que la ilusión de armonía se percibirá. Segundo, asfixia la innovación. Los integrantes de cualquier equipo, por lo general, se sienten intimidados al levantar la mano para ofrecer una opinión o punto de vista divergente, ya que no quieren zarandear el barco de la armonía. Tercero, no es sano ni en lo físico ni en lo mental. Los miembros del equipo miraran para otro lado cuando alguno se comporte de manera irresponsable. Cuando se tiene definido la ‘felicidad’ y la ‘armonía’ como enfoque principal del grupo, nadie está dispuesto a levantar la mano para decir, ‘lo siento, pero en realidad, no estoy bien en este momento’.

De mi trayectoria profesional de poco más de 26 años en la que integré y lideré grupos diversos, les comparto al respecto uno que otro aprendizaje.

Sin triangulaciones— Ejercer la comunicación directa, propicia el respeto y la productividad entre los integrantes del equipo. Así que, cuando le corresponda liderar un equipo, establezca para el grupo una sencilla norma: ‘no hablar de otro en su ausencia’. Sin triangulaciones, todos prefieren ir directamente a la fuente. Es un instrumento sencillo que disminuye el conflicto y evidencia las responsabilidades de cada quien.

Dicha práctica, también garantiza que usted podrá dedicar su tiempo a la resolución de inconvenientes relevantes, lo cual tendrá mucho más impacto sobre el equipo o la organización que, andar por ahí resolviendo disputas de ‘perros y gatos’ por un mal entendido.

Administre los conflictos del huevo— Si así lo permite usted, un conflicto trascendental para la subsistencia del equipo puede llegar a ser si, ‘los huevos deben ser duros, fritos, o revueltos’.

Cada entorno laboral tiene sus propios conflictos del huevo que, no son más que inconvenientes aparentemente pequeños e irrelevantes que afectan a sus integrantes y se acumulan hasta que se convierten en distracciones, terminado por afectar la productividad del grupo. Pueden ser jugadores que nunca llevan hidratación o que llegan constantemente tarde a los entrenamientos, o personas que se distraen mientras el profe explica la disposición táctica. Aparentan ser faltas menores, pero en realidad suelen ser un síntoma de un inconveniente mayor.

Es responsabilidad del líder, identificar y profundizar en aquello que está generando ‘los conflictos del huevo’ para así resolverlos de una vez por todas.

Liderar no requiere de título profesional alguno— Cada quien puede manifestar su liderazgo en el trabajo o en el hogar. El liderazgo es un comportamiento, no un título profesional. Si percibe que hay algo por hacer, haga algo al respecto. Eso es liderazgo. Alivie su presión de líder al delegar en sus compañeros de equipo. Comparta responsabilidades y promueve la inclusión.

Encuentre un motivo para celebrar— Reconozca los logros como los instantes memorables. Si no percibe alguno, invéntese uno. Se pueden celebrar tanto los eventos significativos como los menos relevantes, diga usted, por ejemplo, el menor número de tarjetas amarillas o de expulsados por partido.

Por lo general, pueden ser reconocimientos verbales o plasmados en el boletín de novedades, pero es importante encontrar el espacio para hacer un alto y celebrar los logros del equipo.

Dichos instantes generan el impulso requerido para continuar en la competencia. Así mismo, conceden la sensación de progreso y realización, acercando cada vez más el cumplimiento de los objetivos trazados, tanto en lo personal como en equipo.

Ya ves pues, Daniel Andrés, que, para liderar toca ‘deshacer las amarras, viento en popa, y a explorar, anhelar, descubrir, y a realizar que, no viene carro’, mijo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .