La práctica profesional indicada

¿Qué tienen en común los atletas de élite o de alto rendimiento, los grandes maestros de ajedrez, los cirujanos y los músicos profesionales?

De acuerdo con el libro, ‘Peak: Secrets from the New Science of Expertise’, del profesor de psicología de la Universidad Estatal de Florida, Anders Ericsson, que ha pasado los últimos 30 años evaluando el desempeño, probablemente, fue que ‘encontraron algo que realmente querían dominar a una edad temprana’; diga usted, por ejemplo, jugar bien al fútbol.

En su libro, el profesor Ericsson concluye que la ‘práctica deliberada’ es fundamental para dominar casi cualquier cosa, pero requiere un compromiso de larga data (tiempo en que ocurre o se hace algo) y un entusiasmo genuino, comenzando a una edad temprana, diga usted, por ejemplo, a los seis años.

‘La motivación es parte de la habilidad’, explica. Las personas de alto rendimiento identifican algo que realmente disfrutan hacer. Por esas líneas, también se benefician de una situación en la que los padres y maestros predisponen un entorno en el que la inversión de tiempo y recursos necesarios para la práctica de dicha actividad son incondicionales.

O como quien dice, muchos de los actuales personajes de alto rendimiento del planeta estuvieron realmente entusiasmados por dedicar su tiempo y esfuerzo, como que contaban con los recursos necesarios para la práctica y mejoramiento continuo de las habilidades particulares requeridas para alcanzar un nivel alto de rendimiento en su práctica profesional.

Si bien algunos de ellos pudieron haberse metido en problemas en la escuela o haber alcanzado calificaciones menos que sobresalientes, definitivamente, encontraron algo que querían dominar y, tuvieron la disposición y la capacidad para dedicar su tiempo y esfuerzo a la consecución de ello.

Es su labor (datch), encontrar cosas que le hagan estar más dispuesto a dedicar tiempo y esfuerzo a mejorar su rendimiento. Dicho proceder le otorga a uno el entendimiento necesario para aplicar a lo que sea que uno esté haciendo como práctica profesional más adelante que, por lo demás, nada tiene que ver con que si fue usted de los que sus calificaciones promedio no eran de mostrar; o si conocía de memoria los adornos en el escritorio del director.

Deja un comentario