El marketing y su función en propiedad

El marketing no es una profesión sencilla, independiente, del puñado de mercadólogos que se ven por ahí alardeando y promoviendo en TED o en cualquier otra plataforma o en costos seminarios para la audiencia, sus reveladoras e innovadoras nociones acerca de la profesión. La realidad es otra en el entorno de marketing como ejercicio y herramienta para apoyar el negocio; pues, por cada uno de estos rimbombantes personajes que pretenden influir en los hábitos de consumo, hay muchos de nosotros que nos la jugamos por la honestidad de la estrategia a favor de la empresa y el emprendimiento. En el ejercicio de la profesión, no existen los mercadólogos que trabajan poco y ganan muchos billetes. No señor, puro cuento. El marketing y su función en propiedad luce así.

La investigación y la inteligencia de mercados lo es todo— Los mercados mal definidos dan como consecuencia pobres rendimientos, y es común ver allí en ese trayecto a infinidad de colegas ‘dando palos de ciego’ para sacar adelante un producto al que nunca se le definió un segmento, una audiencia o un buen posicionamiento de marca por falta de investigación o inteligencia de mercados.

En lugar de dedicar su tiempo y energía a dar ‘palos de ciego’, preferible invertirlos en investigación (o al menos) en inteligencia de mercados.

Imprégneles sustancia y fundamento a sus enlaces (por aquello del social media marketing o digital), tal cual a su estrategia de relaciones públicas— Nunca confíe en sitios externos y el contenido que proveen (al menos que lo haya usted comisionado). El objetivo como empresario o emprendedor no debe ser lograr de los motores de búsqueda un índice de clasificación cómodo, sino alcanzar el índice más alto en su respectivo segmento de mercado, conservarlo y resguardarlo. Ser el artífice (o mínimo, comisionarlo de una fuente confiable) y el dueño de sus enlaces, contenido y clasificaciones de su portal Web le permite disfrutar de índices de clasificación sin sobresaltos, como que no son susceptibles a daños y perjuicios por las actividades o pautas operativas externas y ajenas a su portal.

Apropie el marketing indicado para su negocio— Determine, distribuya y asigne los recursos, tareas y responsables de acuerdo con su razón social. Los mercadólogos con experiencia ejecutiva, generalmente, son más viables para su negocio que aquellos que no la tienen.

Estructurar el marketing para el negocio no es un asunto difícil o de poder, es mera cuestión de objetividad. Determine y aborde como corresponde las tareas indicadas. Asignar un grupo de colaboradores entendido, concienzudo y eficiente le permitirá ejercer un marketing más efectivo.

Adhiera a un plan estable— La decepción es una variable que no debe descartarse del ejercicio de marketing, aunque, también es un precepto fundamental de progreso, ya que con el fracaso (como alguna vez sugirió el profe Maturana) se construye un poco; así la noción sea difícil de asimilar para cierto tipo de mercadólogo.

Así que, pierda cuidado si en su práctica de marketing encuentra usted uno que otro contratiempo. Tenga presente, pues, que el entorno de mercado es absolutamente dinámico y la competencia es implacable, aunque, la victoria favorece a aquel que se esfuerza.

Deja un comentario