consumosentido

¿Cómo implementar una estrategia de negocio efectiva en lo personal?

Anuncios

El entorno de los negocios, el emprendimiento y lo personal son similares en contexto, considerando que la gente en su cotidianidad, así como los profesionales en el desarrollo de sus quehaceres, están obsesionados con las tácticas, principalmente, porque perciben que éstas pueden ayudarlos a alcanzar sus objetivos a corto plazo. Sin embargo, si solo se enfoca en el corto plazo, no podrá usted así dedicar el tiempo ni la energía necesaria para descubrir cómo alcanzar el éxito a largo plazo, tanto en los negocios, el emprendimiento, o lo personal.

Por fortuna, desarrollar una estrategia de negocio puede ayudarlo a lograr sus objetivos a corto y largo plazo. En ese orden de ideas, la estrategia se centra en aquellos principios que le ayudan a reflexionar, mientras que las tácticas se ocupan únicamente de la implementación o ejecución. O como quien dice, la estrategia permite concentrarse en el porqué usted realiza determinadas actividades, mientras que la táctica se ocupa del cómo o qué se hace para echarlas a andar.

Así pues, y si continúa leyendo, podrá usted refrescar la noción de estrategia de negocio, así como los principios básicos necesarios para implementar una bien efectiva.

La estrategia de negocio es una hoja de ruta para alcanzar los objetivos de negocio (o de cualquier otro asunto que usted proyecte). Establece un conjunto de principios que informan las prioridades, decisiones y acciones de su empresa (o demás). Sin embargo, no es en efecto la táctica real que usted, marketing o ventas emplearán para ejecutar la estrategia.

La estrategia de negocio puede ser tan elaborada o compleja como quiere usted, sin embargo, debe como mínimo considerar estos seis aspectos:

Identifique las aspiraciones de su negocio, su emprendimiento o su proyecto personal y establezca metas para medir su progreso hacia el logro de esas aspiraciones— En cualquiera que sea el contexto, el tradicional proceso de establecer metas le permite medir lo que hace, aunque no le sirve para medir cómo lo haces o por qué. Y si solo se enfoca en los resultados, en ocasiones puede llevarlo a tomar un curso de acción que priorice sus necesidades sobre las necesidades de sus clientes, colaboradores o colegas.

Para priorizar en el propósito como en el proceso, en lugar de solo en los resultados, considere establecer y fijar una aspiración o una perspectiva para su negocio (o cualquiera que sea el contexto) en el futuro.

Cuando construya su estrategia de negocios, esto le encaminará a realizar una mejor labor de acuerdo con las expectativas de sus clientes, colaboradores o colegas. Una vez que establezca y fije su propósito, puede usted agregar un objetivo a la ecuación, lo que lo ayudará a producir simultáneamente un trabajo centrado en el grupo objetivo de cara a alcanzar los resultados pretendidos.

Señale los segmentos de mercado en los que considera debe participar— Lo más probable es que su producto o servicio no sea el mejor para suplir la totalidad de su mercado, por lo que es crucial identificar el segmento o segmentos de su mercado que más se benefician de su producto o servicio (o aporte).

Como para que me entiendan, diga usted, por ejemplo, los futbolistas, entiéndase un partido fútbol como la totalidad del entorno de mercado. En ese orden de ideas, usted no puede jugar de arquero, volante de contención y punta, ¿cierto? Entonces, de acuerdo con las características de su producto, elije usted aquel o aquellas posiciones de juego que más se ajusten a su perfil. Así, podrá usted jugar, por decir algo, en la línea de volantes o en punta.

El consumidor que realmente necesita y desea su producto o servicio, también es el cliente que habrá usted de conserva el mayor tiempo posible sin que vaya a desertar (previendo que haga usted las cosas bien), por ende, garantizando la retención y la reducción de los costos de adquisición de nuevos clientes.

O como quien dice, futbolista, si juega usted en la posición indicada con el desempeño que espera el director técnico, garantizará usted así su presencia en el onceno inicial.

Determine como hará usted para vencer a la competencia— La sabiduría convencional dicta que, ‘si no se es el primero, se es el último’. Aunque la noción no aplica literalmente en el entorno de los negocios o el fútbol, por lo demás, algo de cierto sí le corresponde.

El consumidor no comprará dos productos o servicios iguales, por lo que, si pretende cautivar la mayor parte posible de su segmento de mercado, debe usted ocupar el primer lugar en la mayoría de las mentes de su grupo objetivo (‘Top Of Mind’).

Y, lo propio con el Director Técnico, futbolista, si quiere usted ser el titular en su posición.

Algunas de las mejores formas de mantener su producto o servicio (o aporte) en la mayoría de las mentes de su grupo objetivo (‘Top Of Mind’) son: crear una marca refrescante en lo creativo, diferenciar su producto o servicio del resto de la multitud y valorar su producto en relación con su valor percibido.

Disponga cuáles competencias (capacidad, dominio, facultad, aptitud, habilidad, talento, pericia, destreza, disposición) requiere su producto o servicio (o aporte) para vencer a la competencia y retener así el éxito de su negocio (o la titularidad)— Desafortunadamente, ni las ganas ni la pasión son suficientes para vencer a su competencia y alcanzar así la cima de su industria (o equipo de fútbol, por lo demás).

El talento y la habilidad son igualmente cruciales.

Dependiendo de sus aspiraciones, objetivos y mercado, necesita usted descubrir cuáles de estas usted, su personal o colegas de equipo necesita desarrollar, reclutar o comprender, no solo para vencer a su competencia, sino también para mantener su éxito.

Decida el modelo administrativo requerido o el que mejor se ajusta a las circunstancias como para potenciar las competencias del equipo (o del onceno en el terreno de juego)— Si su negocio es un equipo (de fútbol, por lo demás), entonces sus gerentes (o jugadores) son los entrenadores.

Son responsables de desarrollar, apoyar e inspirar a sus empleados (o colegas en el terreno de juego) para que realicen su mejor labor posible.

Porque independiente del talento en bruto que tengan sus empleados (o colegas), nunca alcanzarán su potencial y, a su vez, no podrán colaborar con el negocio (o el partido) para alcanzar los objetivos, si no refinan las habilidades y la disciplina necesarias para competir y tener éxito.

Preferible los principios que las tácticas— Coexistimos en una época en la que Internet está sobrecargada de consejos, entre otros. Por allí, tiene uno acceso a innumerables volúmenes de sugerencias y tácticas que podrían ayudar a desarrollar un negocio prospero.

No obstante, sin la capacidad para reflexionar críticamente sobre si estos consejos y tácticas se aplican realmente a su situación particular, nunca alcanzará usted así el éxito a largo plazo (ni a corto plazo, por lo demás).

En ese orden de ideas, es que se hace imperativo y relevante la estrategia como medio para alcanzar el éxito. Usted y su negocio se fundamentan en principios que pueden aplicarse a casi cualquier situación y, a su vez, ayudar a su empresa, emprendimiento o lo personal a lograr sus objetivos a corto y largo plazo.

Salir de la versión móvil