La labor de quien lidera es conducir el triunfo

La capacidad de análisis y la reflexión desde los múltiples ángulos de un partido de fútbol o cualquier otro emprendimiento es fundamental. Es la forma indicada de asumir el reto, pues de allí nacen las variables con las que se jugará el encuentro de acuerdo con la estrategia planteada por el profe, es la capacidad de adaptación de acuerdo con las circunstancias del juego o, como quien dice, es la disposición a resistir todo cuanto se presente y seguir adelante para realizar la meta y, aun cuando algunos colegas se den por vencidos.

Para continuar con la analogía, incluso el rol del líder es una cualidad que juega en dos extremos. De un lado, debe motivar a sus colegas para que se esfuercen todo cuanto puedan para que así pueda el equipo llegar más lejos y, del otro flanco, debe ser su más fervoroso apoyo y defensor.

Ya en ejercicio de la posición, y en ciertas ocasiones, uno que otro colega tendrá que ser zarandeado para que retome el ritmo y asuma su posición como corresponde. Otras veces, debe usted cuidar de no presionar en exceso. En cualquiera de los casos, quien lidera el equipo es en parte responsable del éxito o el fracaso de los demás en el conjunto.

Y por lo demás, tenga siempre presente que,

¡La victoria favorece a aquel que se esfuerza!

Deja un comentario