Una indicación del director técnico

Convocar jugadores talentosos es la primera y más importante responsabilidad del director técnico. Si no encuentra a las personas con los talentos que necesita, entonces todo lo que haga para ayudarlos a crecer se desperdiciará, así como el agua y la luz del sol en un terreno árido. John Wooden, el legendario entrenador de los Bruins de UCLA, lo expresa de manera más pragmática:

“Independiente, de cómo elija usted alcanzar el éxito total en la profesión de entrenador, todo se reduce a un solo factor —talento—. Puede haber cientos de grandes entrenadores de los que nunca haya usted oído hablar en el fútbol, o el baloncesto o cualquier otro deporte que, probablemente nunca recibirá el reconocimiento que merecen simplemente porque no han sido bendecidos con el talento. Aunque no todos los entrenadores pueden ganar constantemente con talento, ningún entrenador puede ganar sin él”.

De acuerdo con todo lo que hemos escuchado acerca de los grandes directores técnicos, el entrenador tiene toda la razón. De hecho, se me da, que es bastante modesto. Lo que hizo a John Wooden tan exitoso no fue solo el talento en sus habilidades, sino también su propia capacidad para crear el entorno adecuado que les permitiera a sus jugadores desarrollar sus talentos.

Después de todo, el talento es mero potencial. Este potencial no se puede convertir en desempeño en una cámara de vacío. Los grandes talentos necesitan grandes directores técnicos para que sus talentos se conviertan en verdadero rendimiento.

Convocar jugadores talentosos es solo uno de varios elementos esenciales. Los grandes directores técnicos centran, reconocen y desarrollan los talentos que han seleccionado tan meticulosamente.

Deja un comentario