Bajo presión deje el espanto

Que hagan de usted el centro de atención puede convertirse en una desagradable sorpresa. No obstante, si usted es de aquellos que siempre están en la jugada, preparado en todo momento para la acción al hablar, decir o hacer algo útil, puede ser, por el contrario, una oportunidad para mostrar toda su clase, habilidad y experiencia.

Antes de su próximo comité, revise la agenda y redacte algunas anotaciones sobre los interrogantes que tenga, así como los aspectos que pueda usted ofrecer. Si se le pide interceder en el comité, module lentamente y con confianza, e introduzca sus comentarios con algo de contexto para que los colegas sepan hacia dónde se dirige.

Así mismo y, por si alguien le arroja un interrogante que lo atrapa fuera de base, no se sonroje ni espante al mencionar que no sabe que contestar. Siempre tenga a mano una respuesta sencilla para dichas instancias, diga usted, por ejemplo, ‘en el momento no tengo esa información, pero la averiguo y se la hago llegar antes del medio día’. Y en últimas, recuerde concluir su intervención con un: ‘¿Resolví su interrogante?’