Ejerza la amabilidad

Sea generoso con su tiempo, sus recursos, y cuando otorgue el crédito correspondiente a las personas que lo ameritan y, por lo demás, al elegir las palabras que emplea en su interacción con los demás. Tenga presente, que es mucho más sencillo criticar que elogiar. Recuerde que, siempre habrá alguien del otro extremo de cada interacción, así como detrás de cada aspecto que se critica. Para entender y ser comprendido, dichos entendimientos son unos de los mejores obsequios que concede la existencia, y por lo que en cada interacción con los demás tenemos la oportunidad para intercambiarlos.