No es para todo el mundo

Aunque sí podría ser para usted. Aquel anhelado triplete o ‘hat-trick’ como dicen más allá.


Aquellos asuntos que son para todos, sí, esos; esos son los sencillos, los fáciles de gustar, compartir, percibir, aprender o producir, —todo eso que a la larga no tiene nada de carácter, ni de memorable—. Diga usted, por ejemplo, la pizza o la hamburguesa.

Acaso será que, ¿extrañaría usted el para de manducas si éstas desaparecieran?

Así pues, la finalidad no es servir cualquier llamado. La meta es atender la convocatoria indicada.

Deja un comentario