Mantenga centrada su mente para lidiar con las distracciones

Enfocarse tiene su grado de complejidad, y responsabilizar a las habituales y constantes distracciones por nuestra falta de atención es sencillo y común. En ese orden de ideas, no basta solo con pretender deshacerse de las distracciones para así solucionar el inconveniente. Es imperativo, entonces, predisponer nuestra mente para la concentración.

Diga usted, por ejemplo, en aquellas situaciones en las que nuestra labor se interrumpe al recibir un mensaje de correo electrónico o alguna otra notificación. En realidad, el problema no es el mensaje o las notificaciones en sí; lo es en cambio, tener la mente predispuesta en la bandeja de entrada, esperando ser interrumpido cada tanto por un nuevo mensaje.

Como ayuda para centrar su mente, procure ‘realizar una sola tarea a la vez’. Cuando emplee el ordenador o el dispositivo móvil para realizar alguna labor, evite tener tres o cuatro ventanas abiertas y, en cambio, centre su atención en una sola actividad.

También, puede usted prestar atención a aquellos momentos en los que desvía su concentración, para así obligarse gradualmente a retomar el foco en la actividad que está actualmente desempeñando.

Si por alguna razón, se le ocurre algo relevante mientras está centrado en la realización de dicha tarea, anótelo como para no olvidarle y regrese a él más tarde.

Ejercitar así el control sobre la concentración, consolidará su ‘centro de atención’, lo que a la postre le significará mayor dominio sobre las distracciones.

Deja un comentario