Las marcas sobresalientes asumen una posición

Es cada vez más común por estos días que las marcas enfrenten una encrucijada adicional en su quehacer cotidiano, considerando el creciente número de consumidores que esperan asuman éstas algún tipo de posición respecto al incesante acontecer de índole social o político.

Un ejemplo perfecto, son todos aquellos anunciantes que cortaron su relación comercial con Facebook al enterarse que habían infringido la Ley, en uno de los más sonados casos de abuso y comercialización de información confidencial. Este es el tipo de proceder que abre la compuerta para que otras marcas asuman una posición.

El asunto entonces e, independiente de lo mucho que nos esmeramos los agentes de marketing por desarrollar marcas robustas, que enaltecen, que conecten con las personas y, como para que las adoren, por lo demás; no rendirá sus réditos, porque al consumidor no le importan las marcas; el consumidor no confía en las empresas. A la gente le importa es la gente. Confían en la gente y les interesa aquello que los demás tengan por decir sobre las marcas.

Si dedicamos los de marketing tanto tiempo y esfuerzo procurando que las marcas adopten personalidades como si fueran personas, ¿por qué no darles también su propia opinión en cuanto al acontecer cotidiano de índole social o político?

En realidad, no es difícil entender el motivo por el cual no lo hacemos. Le tenemos pavor, al igual que no podemos permitir la enemistad con la gente al tomar partido por algún tipo de causa social o política. Es decir, si adoptamos una posición y apoyamos algún principio, perderemos a aquellos consumidores que lo oponen. Sencillamente, no queremos perder clientes, nos atemoriza el asunto.

No obstante, el verdadero interrogante que debemos plantear es si, ¿podemos asumir el lujo de perder aún más clientes por el hecho de no contar con la mínima condición humana requerida para asumir una posición?

A mí se me da que, ya es hora de que las marcas dejen esa posición de ‘aguas tibias’ y, se adueñen por completo de una vez por todas, de todo aquello en lo que creen.

Ya no alcanza con solo enunciar y promulgar sus valores. Es imperativo ejercerlos— Cuando su audiencia pincha la pestaña de su perfil o el ‘Acerca de usted’ en su portal Web, allí espera encontrar todo aquello en lo que usted cree. Y, solo será hasta que usted ejerza sus valores que la gente le creerá. La gente aprecia sus creencias sobre inclusión, diversidad, y equidad, pero le adoptarán de verdad, cuando perciban que asume usted el riesgo y la lucha por una determinada causa.

A las personas les interesa apoyara a aquellas marcas cuyos valores están en concordancia con los propios— Las marcas que las personas eligen son el reflejo de sí mismas. Son una especie de extensión de su personalidad. La gente apoya a las marcas que encajan con su identidad como con sus puntos de vista. Al demostrar usted que se interesa por los asuntos que le competen a su audiencia, habrá establecido una verdadera conexión hacía algo mucho más grande.

No es necesario adivinar qué es lo que la gente quiere que a usted le interese. Sencillamente, interésese por aquello que verdaderamente le apasiona— Como empresa o igual como persona, ¿qué es lo que más le interesa? ¿Qué es todo aquello que en realidad refleja su cultura corporativa? Y, asuma de lleno una posición. No es necesario que asuma usted una posición particular para cuanto asunto encuentre por allí. Pueden ser solo aquellos interrelacionados con los asuntos más significativos para usted como compañía (o como persona, si se quiere también).

Si asume usted posición por ambos lados de una causa, queda usted jugado por doble falta— Cuando elige usted tomar partido por una causa social o política, se corre el riesgo de perder aquellos clientes que no concuerdan con usted, lo cual, en realidad, no significa ‘pérdida total’, puesto que: ellos ciertamente nunca entendieron la razón de ser de su marca y, por tanto, tampoco la merecían. A la postre, asumir una determinada posición le representará un mayor volumen de clientes, como aquellos que dirán: ‘ve, hombre, yo no había escuchado aquella marca, pero ya que apoyan dicha causa social que me interesa, me voy con ellos a la fija. Su número telefónico, por favor, para hacerles el pedido de una vez por todas’.

Así es, su equipo de marketing se esmera para elaborar y desarrollar marcas robustas, con voz e identidad propia. No tema ni escatime esfuerzos en emplearlas, ya que cuando lo hace usted para reivindicar las causas y los valores en los que su audiencia cree, ellos le escucharan. Así mismo, querrán apoyarle y, razón por la cual, lo único que requiere usted es asumir una posición con la cual le identifiquen.

Deja un comentario