Lo que son y lo que podrían ser

Advierten por ahí, que Mark David Chapman enfureció porque John Lennon había bromeado en respuesta a un periodista sobre que los Beatles ‘eran más popular que Jesús’. Malestar similar, al que ha generado con su sátira el caricaturista Matador entre algunos seguidores del uribismo y del Centro Democrático, y que ha escalado hasta las amenazas de muerte en su contra.

Cada loco con su cuento, y ni Chapman ni sus pares en las redes sociales pueden ser la excepción. Ha de ser por eso que el consabido fanático dice escuchar vocecitas de ‘pequeños hombrecillos, de cerditos implorando por justicia o hasta de pajaritos dictando las directrices en la nación vecina’ (ha de ser la voz de su consciencia, si acaso) que, refiriéndose a ellos con algún tipo de designación especial, les suplican emotivamente ajusticiar al agresor.

A pesar de lo que usted supone, lo que son y lo que podrían ser tienen muy poco en común.

El avance fundamental hacía un mejor provenir de las redes sociales, radica en insistir en que éstas no se fundamenten en las premisas, reclamos y sin salidas del pasado.

De seguro, el porvenir no será del todo completo. Estaremos aún muy lejos de ser perfectos. No obstante, podemos ser amables; podemos escuchar el decir de los demás; podemos conceder el beneficio de la duda.

El porvenir no siempre resultará. No siempre lograremos nuestras pretensiones. Sin embargo, sí es factible en todo momento, estar alerta y constantemente explorando nuevas oportunidades y, a cambio de andar pendientes de los consabidos pronósticos de los que se dicen influyentes.

No, no señor, el porvenir no siempre será equitativo. Pero al menos podemos intentarlo. Podemos hacer que nos importe. Podemos elegir interactuar de manera mucho más provechosa. Y, sobre todo, dejar las jaranas, la patanería y la intimidación en las redes sociales.

Eso es correcto, el porvenir puede ser mucho mejor, si tan solo le concedemos la oportunidad.

Deja un comentario